Buscador







Desde la fecha:


Cómo cerrar la brecha de infraestructura

La inversión en infraestructura es crucial para promover el crecimiento con equidad en la Argentina. Por un lado, la infraestructura contribuye a lograr una mayor cohesión social, calidad de vida y responsabilidad ambiental. Por el otro, el desarrollo de redes de infraestructura eficientes posibilita una mejor conectividad y mayor productividad.

La infraestructura argentina en números



Actualmente, cerca de la mitad de la población argentina no accede a servicios cloacales y más de un 15% no accede a la red de agua potable en sus hogares. El desbalance energético alcanzó un récord histórico de más de US$ 6.000 millones, los cortes al servicio eléctrico aumentaron dos veces y media desde 2003 y los subsidios al transporte y la energía ascienden a alrededor del 5% del producto. Una de cada diez llamadas de telefonía móvil no puede ser completada en la ciudad de Buenos Aires y la velocidad de la banda ancha de internet es casi un 40% más lenta que en los países líderes de América Latina y el Caribe.

El próximo gobierno enfrentará, por lo tanto, un desafío de magnitud histórica: cerrar la brecha de infraestructura. Redes de transporte deficientes, una situación crítica en el sector energético, cobertura deficiente de servicios de agua y saneamiento y un sistema de telecomunicaciones ineficiente demandan una estrategia decidida de reforma e inversión masiva en el sector de infraestructura económica.

En la próxima década, el aumento del movimiento de cargas, la explotación de los recursos energéticos no convencionales y el incremento de la tasa de motorización implicarán mayores demandas sobre la red de transporte. El crecimiento económico, y en particular, la suba de los ingresos promedio tendrán impactos directos sobre la energía y las telecomunicaciones. Los cambios poblacionales pondrán mayores exigencias sobre las redes de agua potable y cloacas.

Las estimaciones de CIPPEC indican que cerrar la brecha de infraestructura demandará duplicar al menos la inversión anual como porcentaje del producto en la próxima década. Para cumplir con esa meta, CIPPEC propone cuatro lineamientos de política pública: a) reconstruir la capacidad del Estado, recomponer el marco normativo y normalizar los entes reguladores; b) aumentar los niveles de inversión pública y privada; c) implementar una estrategia diversificada de financiamiento, y d) alinear gradualmente precios y tarifas con los costos operativos y precios de referencia internacionales, y adoptar esquemas de tarifas sociales.

La naturaleza de la inversión en infraestructura, de largo plazo y alto riesgo, requiere consensos políticos y sociales que permitan aplicar políticas de Estado, esenciales para facilitar la inversión pública y estimular la inversión privada. Una infraestructura adecuada es la columna vertebral de una economía próspera. Avanzar en este sentido debe formar parte de un modelo de desarrollo integral que trascienda a un partido o gobierno.

Descargá el documento en PDF


Area:
Área de Desarrollo Económico
Proyecto: