¿Qué cambió en la rendición de cuentas?


La presencia del Jefe de Gabinete en el Congreso todos los meses es fundamental para que los legisladores ejerzan su función de control sobre el Ejecutivo. Permite profundizar en temas de gobierno y de gestión de manera pública y abierta a partir de las preguntas que realizan los bloques a la Jefatura de Gabinete. También pone en evidencia la función de supervisión de las políticas públicas que realiza Jefatura al rendir cuentas sobre cada uno de los temas que se plantean.

Entre 1995 y 2015 los Jefes de Gabinete asistieron sólo el 34% de las veces previstas por la Constitución a brindar informes de gestión al Congreso (ver “20 años de rendir cuentas: los informes del Jefe de Gabinete de Ministros al Congreso (1995-2015)”). Respondieron 1562 preguntas y dejaron 883 sin responder durante la sesión informativa. Asistieron más a Senadores que a Diputados y asistieron menos en años electorales. Presentaron el 50% de los informes escritos.

Con la nueva gestión de Gobierno, se observan estos cambios en relación a la rendición de cuentas del Poder Ejecutivo ante el Congreso. Es importante tener en cuenta que la posición mayoritaria, sea del oficialismo o de la oposición, dentro de las Cámaras, puede afectar tanto la visita del Jefe de Gabinete (impidiendo la visita) como la cantidad y tipo de preguntas que realizan los legisladores.

Mejora la tasa de asistencia. Marcos Peña asistió al Congreso el 61,5% (excluyendo la visita del 30 de agosto de 2017, en curso mientras se escribe este análisis) de las veces que debía entre 2016 y 2017. Esto lo coloca por arriba del promedio histórico de 40,8% los Jefes de Gabinete y por debajo de la marca del 88,9% que dejó el Jefe de Gabinete que más visitas realizó (Jorge Capitanich, en su segunda gestión de 2015).

Aumenta el promedio de preguntas respondidas durante la sesión. El actual Jefe de Gabinete respondió el 85,1% de las preguntas que le realizaron, por encima del promedio del 61,2 % de todas las gestiones de sus predecesores en el cargo y superando la primera gestión de Capitanich (82,04%).

Se incrementa el tiempo de duración de las visitas, con un promedio de 393 minutos por cada sesión del actual Jefe de Gabinete.  Supera el histórico de 257,8 minutos y queda por debajo de los 425 minutos de la segunda gestión de Capitanich.

La dinámica de la sesión se hace de acuerdo a lo que indica el reglamento: el Jefe de Gabinete contesta las preguntas por bloque al final de cada ronda de preguntas. Las anteriores gestiones optaron por responder por legislador, al final y aceptando repreguntas.

Aumenta el promedio de preguntas en la visita al Congreso. Recibió un promedio de 101 preguntas por cada sesión informativa a la que asistió a presentar el informe: por arriba del promedio de 46 preguntas y superando el promedio de 70 de Capitanich en su segunda gestión en Jefatura.

La oposición domina las preguntas (en un Congreso en el que el oficialismo es minoría en ambas Cámaras). Del total de 779 preguntas que recibió el Jefe de Gabinete, el 60% fueron realizadas por el Frente para la Victoria y el 4,78% que le sigue por la Alianza Frente Progresista. Dentro de la oposición, los legisladores que más preguntaron fueron María Magdalena Odarda, Liliana Negre de Alonso, Alfredo Luenzo, Jaime Linares y Juan Manuel Abal Medina (todos con 17 preguntas o más). El oficialismo realizó el 6,8% de las preguntas y sobresale Luis Borsani con 7 preguntas.

Las preguntas en esta primera etapa (2016, 2017) se concentraron en energía, empleo, salud, justicia, obras públicas, protección social y educación. Predominan las respuestas vinculadas con las carteras de Interior, Obras Públicas y Vivienda.

Los informes escritos también cambiaron su estructura. Se articulan por bloque partidario tanto para senadores como diputados, facilitando su análisis. Están disponibles en línea en el sitio de Jefatura aunque son difíciles de trabajar por su formato PDF y el acceso no es tan sencillo de realizar.

Cómo mejorar la rendición de cuentas. Sesiones e informes comparten una dificultad: están pensados sobre las preguntas puntuales de los legisladores y no se vinculan con el plan de gobierno. Desde CIPPEC pensamos que una rendición de cuentas es más efectiva si se ancla en un marco común, conocido por todos. Los 8 objetivos y las 100 prioridades de gobierno constituyen una herramienta valiosa tanto para realizar las preguntas como para articular las respuestas. Son una lente para valorar los resultados de la gestión.

Además, pensar formatos que superen los PDF y provean acceso sencillo y abierto a los datos que demandan un gran esfuerzo tecnocrático es una mejora todavía posible y deseable en un contexto de mayor y mejor acceso a la información pública. Las exigencias que imponen los principios de máximo acceso y apertura vigentes en la ley están todavía por desarrollarse. También facilitaría el acceso que las respuestas se ordenaran por tema, referencia geográfica o grupo afectado y que se citen las fuentes que se utilizan para responder y se añadan vínculos a los portales de datos abiertos, que podrían alojar parte de la información solicitada.

Nota metodológica

1) Medición de la tasa de asistencia

El trabajo analiza las sesiones informativas que realiza el Jefe de Gabinete en cada Cámara del Congreso de la Nación en cumplimiento del artículo 101 de la Constitución Nacional. El artículo 101 instruye al Jefe de Gabinete a asistir una vez al mes alternativamente a cada una de las Cámaras del Congreso. En ese marco nuestro estudio toma como referencia los nueve meses que van desde el 1 de marzo al 30 de noviembre como el periodo donde deberían realizarse las sesiones informativas, excluyendo (si lo hubiera) el periodo de sesiones extraordinarias.

Como ni la Constitución ni el reglamento de las cámaras prevén la eximición de asistencia, el análisis no toma en cuenta las razones (acuerdo entre las partes, por ejemplo) por las que no se realiza la sesión sino que la observación comienza a partir del inicio de la sesión.

El cálculo de la tasa de asistencia del JGM, entonces, se construye a partir de la cantidad de sesiones informativas realizadas (numerador) sobre la cantidad de meses de gestión teóricos anuales (9 meses) de cada Jefe de Gabinete.

2) Medición de la tasa de respuestas a preguntas realizadas por los legisladores

Para cada sesión informativa en vivo se analiza su dinámica tomando como fuente las versiones taquigráficas. La tasa de respuesta a las preguntas realizadas en vivo por los legisladores se elabora a partir del análisis de las transcripciones que publica el Congreso. Se contabilizan las preguntas de los legisladores (denominador) y las respuestas (numerador) a esas intervenciones que el Jefe de Gabinete realiza en la sesión informativa. No se contabilizan las respuestas que se envíen a posteriori de la sesión porque son parte del informe escrito.

Relacionados


Recibí novedades