Sin nuevas políticas, la participación laboral de las mujeres nunca igualará a la de los varones

El gobierno se comprometió en el G20 a que la brecha fuera de 16,5 puntos como máximo hacia 2025. Al ritmo actual, esa meta no se alcanzaría.

Las mujeres argentinas siguen teniendo más probabilidades que los varones de ser excluidas del mercado de trabajo, particularmente cuando pertenecen a hogares de menores ingresos, tienen hijos de menos de seis años, alcanzan niveles educativos menores y son más jóvenes. El 63% de los argentinos en edad de trabajar tiene alguna ocupación en el mercado de trabajo formal o informal o busca conseguirla. De ellos, 44% son mujeres y 55% son varones. Pero estos porcentajes esconden una enorme brecha si se mira por géneros. Mientras 74% de los varones en edad de trabajar participan o buscan participar del mercado laboral, solo 53% de las mujeres lo hacen.

La contracara de esta situación es el tiempo que ellas dedican al trabajo no remunerado y al cuidado de otras personas en el hogar. Casi el doble de mujeres que de varones cuidan a familiares (hijos, ancianos, enfermos, etc.) y ellas dedican dos horas más por día que ellos a esta tarea (seis horas contra cuatro de los varones). Incluso cuando logran insertarse en el mercado laboral, las mujeres enfrentan peores condiciones de trabajo. Ellas están más expuestas al desempleo (11%), la subocupación (13%) y la informalidad laboral (36%) que los varones (con 8%, 9% y 31%, respectivamente).

Desde 1970, en la Argentina el porcentaje de mujeres que tiene un trabajo más allá de las tareas de cuidado o lo busca de manera activa viene creciendo. Mientras en 1990 esa proporción era de solo el 35%; ahora es del 53%. Sin embargo, el ritmo en que se da este progreso es cada vez menor.   

El compromiso “25 hacia el 25”

En 2014 los países miembros del G20 asumieron en Brisbane (Australia) el compromiso de reducir en cada nación la brecha de participación laboral en un 25% para 2025. En ese entonces, en la Argentina la participación laboral masculina era de 74% mientras que la femenina era de 52%: había una brecha de 22 puntos. Para 2025, en consecuencia, la brecha debía alcanzar 16,5 puntos (es decir, achicarse 25%).

Sin embargo, estimaciones de CIPPEC sugieren que la brecha de participación laboral entre varones y mujeres no lograría alcanzar ese nivel: si se mantienen las tendencias actuales, la brecha en 2025 sería de 20 puntos.

“Las mujeres enfrentan más obstáculos que los varones para insertarse plenamente en el mercado de trabajo. En particular, existen brechas en el acceso al mundo laboral, en su trayectoria y en sus posibilidades de alcanzar puestos de decisión”, afirmó Gala Díaz Langou, directora del programa de Protección Social de CIPPEC.

 En este marco, CIPPEC lleva adelante la iniciativa “Mujeres en el mercado de trabajo”, acompañada por ONU Mujeres, el PNUD, la OIT, un consorcio de empresas líderes, UPWARD, Alabadas, el Consejo Publicitario Argentino y la R.E.D. de empresas por la diversidad de la Universidad Torcuato Di Tella. Se busca instalar en la agenda las brechas de género en el mercado laboral y promover acciones para cerrarlas.

Recibí novedades