La diferencia entre licencias por maternidad y paternidad refuerza la idea de que las mujeres se ocupan del cuidado

En Argentina solo el 51% de las trabajadoras y el 47% de los trabajadores reciben licencias por maternidad y paternidad, ya que están restringidas a los trabajadores formales en relación de dependencia. Los Monotributistas, autónomos y trabajadores informales son una deuda pendiente. Incluso, aquellos que gozan de licencias, las mismas cuentan con una duración corta y variada. La Ley de Contrato de Trabajo establece 90 días de licencia por maternidad y dos días por paternidad. Frente a esta situación, no casualmente, el 8 de marzo el presidente Mauricio Macri anunció que se va a presentar un proyecto de ley para extender la licencia por paternidad. Dijo: “Sabemos lo importante que es estar en familia esos primeros días”.

Desde el Ministerio de Trabajo de Nación comentaron que la intención es modificar el artículo 158 de la Ley de Contrato de Trabajo estableciendo que los padres gocen de 15 días corridos por nacimiento de hijo. Además, modifica el artículo 198 bis sobre la Jornada reducida para cuidado de menores estableciendo que los trabajadores que tengan a su cargo niños de hasta cuatro años de edad podrán acordar con el empleador una reducción transitoria de su jornada laboral para el cuidado de los menores.

En CIPPEC destacan que las licencias por maternidad, paternidad y familiares son un instrumento clave para garantizar el derecho a cuidar de las familias y de los niños a ser cuidados. Contribuyen a la conciliación de la vida productiva y reproductiva, y ayudan a equiparar las condiciones de vida y las oportunidades a las que pueden tener acceso los niños desde sus primeros momentos de vida. “Por las diferencias existentes entre las licencias por maternidad y paternidad, desde la política pública se refuerza el entendimiento de que las mujeres se tienen que ocupar del cuidado”, dice la Directora de Protección Social de CIPPEC Gala Díaz Langou.

“Hay que entender que extender la licencia por paternidad no implica que el padre va a ayudar a la madre. La idea de cuidado compartido tiene que ver con que el padre también tiene derecho a vincularse emocionalmente con su hijo. La intención es construir otro modelo de cuidado”, destaca la diputada nacional Carla Carrizo.

Por otro lado, la diputada comenta que en Argentina la concepción filial está absolutamente biologizada, por lo cual la adopción queda en una segunda instancia. “Es importante que la adopción tenga las mismas condiciones, derechos y obligaciones. El adoptante y el padre eran dos figuras borradas en relación al cuidado”, enfatiza.

Si bien los cambios en la legislación ya implicarían un avance importante en relación al cuidado compartido, es importante que se genere una transformación cultural para que haya un verdadero impacto. “El proyecto de ley debería estar acompañado por una mayor infraestructura de cuidado, tanto para primera infancia como ancianos y una extensión de la jornada en las instituciones educativas públicas”, menciona Lucía Martelotte responsable del Área de Políticas del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA).

El vocero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, Pedro Cascales admite que el anuncio lo tomó por sorpresa y asegura que todavía no tienen una posición definida en relación a las licencias. Dice: “La iniciativa parece buena desde el punto de vista familiar. Nos preocupa cómo queda la letra chica en relación a los costos, cómo se asumen y quién lo paga. Cuando tengamos el texto de cómo va a ser presentado vamos a opinar con más fundamento, por ahora es solo un anuncio”.
Según Sebastian Waisgrais, Especialista de Monitoreo e inclusión social de UNICEF Argentina, es falso el mensaje que establece una dicotomía entre más licencias y productividad. Explica: “Las licencias generan un mejor clima laboral, más compromiso con la empresa, menores tasas de rotación”.

Si bien algunas empresas ampliaron las licencias por paternidad más allá de la ley, lo cierto es que muchos hombres no se las toman. “Las empresas deberían establecer que las licencias sean obligatorias. Por otro lado, en los países en los que hay licencias familiares es importante establecer un cupo por paternidad para que no sea la mujer la que se tome todos los días”, dice Díaz Langou.

Empresas que avanzan un poco más 

Natura, la multinacional brasileña de cosméticos es uno de los casos que por iniciativa propia extendió las licencias por paternidad a 40 días. Además, este beneficio se amplía para casos de adopción y parejas del mismo sexo. “Desde que implementamos la licencia por paternidad, siete personas en Argentina se la tomaron, lo que representa el 100% de los que fueron padres durante ese periodo. Los hombres que usaron la licencia ocupan roles muy variados: directores, gerentes, coordinadores y analistas”, cuenta Mariana Talarico, Directora de Recursos Humanos de Natura para Latinoamerica.

Además Talarico explica que para promover el uso de este tipo de beneficios es importante contar con un contexto que acompañe. Dice: “No se trata de aprobar una política y nada más. La organización tiene que acompañar los cambios y los equipos tienen que estar preparados”.

La marca de indumentaria Patagonia incorporó recientemente en Argentina los beneficios que ofrece su casa matriz en California, Estados Unidos. La compañía brinda a sus empleados una licencia parental remunerada de 84 días, que incluye los casos de adopción. Además, extiende a 112 días la licencia de maternidad por embarazo y se incorpora una licencia médica familiar de 84 días para el cuidado de un familiar con una afección grave de salud. En Estados Unidos, donde solo 13% de los trabajadores y trabajadoras cuentan con este tipo de licencias, la compañía se embarcó en una campaña con el objetivo de impulsar una ley para que todas las empresas ofrezcan estos beneficios y brinden un mayor cuidado a las familias de sus trabajadores.

Rose Marcario, CEO de Patagonia, explica que promover un ambiente de trabajo favorable para la familia de sus empleados, no solo beneficia a los trabajadores sino que también redunda en beneficios para la empresa. Dice: “Hay buenas noticias para los líderes empresariales escépticos: apoyar a nuestras familias trabajadoras no es solo lo ético que hay que hacer sino que también se equilibrará financieramente. En el caso de Patagonia, 100% de las mujeres que han tenido hijos en los últimos cinco años han regresado al trabajo. Además, alrededor del 50% de los gerentes son mujeres. Asimismo, los trabajadores crean un vínculo de mayor compromiso con la empresa y en consecuencia, aumenta la tasa de retención de talentos”.

Modelos en otros países 

Los países modelo en materia de licencias son los nórdicos. “A ellos les llevó más de 30 años consolidar las modificaciones. Estos países hicieron cambios graduales que fueron llevando a que hoy tengan un esquema de un año compartido, donde hay cupos para que los varones se tomen los días. De todas formas, Argentina está retrasada en relación a los países de la región. Uruguay tiene una política de sistema de cuidado, que fue posible gracias a la introducción de cambios graduales”, explica Carolina Aulicino, Oficial de Política Social de Unicef. Martelotte cuenta que en Chile tienen un posnatal de seis meses en el que varones y mujeres pueden compartir el cuidado de niñas y niños.

“Por el contrario, Estados Unidos no cuenta con ningún tipo de licencia y tiene muchas disparidades por clase social. Las grandes gerentes de multinacionales acceden a licencias, pero la mayor parte de las trabajadoras no cuentan con este tipo de derechos”, señala Martelotte.

Autor


Gala Díaz Langou

Directora de Protección Social

Relacionados


Ver más

Extender la licencia por paternidad a 15 días es un excelente primer paso, pero se debería buscar gradualmente una ampliación mayor

Ver más

El régimen de licencias actual no contempla diferencias por partos múltiples, adopción o discapacidad

Ver más

Las licencias ayudan a revertir el envejecimiento poblacional y mejorar la equidad de género y el desarrollo infantil

Ver más

Sin garantizar mejores condiciones para las familias con hijos, no se podrá enfrentar la transición demográfica

Ver más

Más días de licencia contribuirían al desarrollo infantil

Ver más

Jóvenes que cuidan: impactos en su inclusión social

Ver más

Al ser la licencia por maternidad mucho más larga que la por paternidad, se profundiza la discriminación por género

Ver más

Las licencias, más allá de ser un derecho de los trabajadores, son un derecho de los niños

Ver más

Para que la Argentina crezca y enfrente la caída de la fecundidad y el envejecimiento de la población, las licencias son clave

Ver más

Licencias por paternidad por provincia, 2017

Recibí novedades