La maternidad se impone sobre la vida laboral porque los pobres no pueden tercerizar los servicios de cuidado

Los llamados ni-ni son 750.000 personas en la Argentina que no estudian ni trabajan, un universo que en la ciudad de Buenos Aires alcanza al 10,1% de los jóvenes. Sin embargo, según un estudio de Cippec, si uno se adentra en el universo de las mujeres, el 67% de las ni-ni son en realidad sin-sin, jóvenes que están cuidando niños y eso les imposibilitó seguir una carrera universitaria o continuar trabajando. Frente a estas realidades, una serie de expertos opinó acerca de las herramientas que podrían acercar a estas personas a reinsertarse en la sociedad.

Alexandra Manera, directora de Recursos Humanos de Adecco, fue la primera en romper el hielo en el marco del evento “Los desafíos del primer empleo”, organizado por LA NACION. Según ella, la primera dificultad con la que se encuentran los jóvenes cuando buscan su primer trabajo es el tema de la experiencia, por lo que desde la empresa buscan apalancar instancias como las prácticas pre-profesionales y las pasantías para contenerlos.

En tanto, Gimena de León, investigadora del Centro de implementación de Políticas Públicas para la Igualdad y el Crecimiento (Cippec), señaló que hay otros países con políticas que no penalizan a la mujer por ser madre, sino que hacen de la maternidad algo más compatible. “La maternidad se impone sobre la vida laboral porque los pobres no pueden tercerizar los servicios de cuidado y quizás no tienen con quién dejar a sus hijos. El estado debe ampliar las ofertas de servicios de cuidado y las políticas de tiempo, es decir, las licencias”, sostuvo.

“Si bien es un tema cultural que las mujeres se ocupen más de los niños que los hombres hay que ir cambiando cosas desde el Estado porque eso brinda señales al mercado. Y el sector privado también puede hacer cosas como la bolsa de horas o dar más home office”, añadió.

Otro de los expositores que se sumó a los comentarios de De León fue Horacio Llovet, de la plataforma Tu Primer Laburo Argentina, que dijo que los ni-ni son en realidad no-no ya que no tienen posibilidades de conseguir trabajo ni estudio. “Nosotros trabajamos con chicos vulnerables con historias muy potentes y lo que ves es que el 50% son rechazados porque tiene el CV mal hecho o no pasan la primera entrevista. Tratamos de ayudarlos con esto y unirnos con empresas y ministerios porque está temática vino para quedarse”.

Por último, el director General de Políticas de Juventud del Gobierno de la Ciudad, Fabián Pereyra, destacó lo hecho en el programa Potenciate, que ofrece 10.000 becas de formación en disciplinas como Administración, Gastronomía y Tecnología, financiadas por 107 empresas con una inversión de $123 millones. “Hoy tenemos el desafío de encabezar los tres gobiernos: Nación, Provincia y Ciudad. Hay agenda una mancomunada y estamos pensando políticas a largo plazo”, finalizó.

Por María Julieta Rumi
La Nación

Autor


Gimena de León

Investigadora asociada de Protección Social

Relacionados


Ver más

La responsabilidad temprana de cuidar hijos perjudica la inserción laboral de los jóvenes

Ver más

Prevención del embarazo no intencional

Ver más

La Argentina es el país con mayor desempleo juvenil de la región

Ver más

La maternidad penaliza más a las mujeres de bajos recursos que no pueden tercerizar el cuidado de sus hijos

Ver más

La inserción laboral temprana por paternidad suele ser precaria y condicionar la trayectoria futura

Ver más

Jóvenes que cuidan: impactos en su inclusión social

Ver más

El derecho de los chicos a recibir educación y cuidado de calidad está siendo vulnerado: solo un 32% de los niños de hasta 4 años accede

Ver más

¿Quiénes y cómo son los jóvenes bonaerenses?

Recibí novedades