La propuesta de renovación curricular para el secundario necesita muchas traducciones prácticas

Los 24 ministerios de educación del país vienen cocinando, a fuego bastante lento, una reforma drástica de la secundaria, que empezaría a implementarse el año que viene en algunas escuelas. Los lineamientos fueron presentados al presidente Macri el miércoles pasado y posiblemente sean tratados esta semana en la reunión del Consejo Federal de Educación que se hará en Córdoba.

De avanzar con esta reforma, en 2019 todas las provincias ya deberán tener su plan de implementación. Los cambios obligarán a los equipos docentes de cada colegio a presentar un proyecto educativo que le dé sentido a la escuela y, de este modo, motive a sus estudiantes. Cada escuela, además, deberá planificar el año especificando cuáles son los indicadores de mejora que se plantea, de acuerdo a los datos y el informe que entrega la prueba Aprender. No habrá más “profesores taxi” que trabajan pocas horas en muchas escuelas y tienen poco contacto con sus alumnos. En su lugar, los profesores serán designados con cargo y jornada completa para una misma escuela, y así se espera que tengan más contacto con los alumnos. Y cambiaría la forma de acreditar los conocimientos: se piensa en flexibilizar la clásica repitencia, un sistema que demostró no tener éxito y provoca que muchos alumnos, especialmente de los sectores más vulnerables terminen abandonado el colegio.

Los cambios implican una reformulación del contenido curricular de la escuela media. Se piensa en menos materias, que garanticen los saberes prioritarios y las capacidades fundamentales que “preparen a los jóvenes para el desarrollo personal, social, cultural, laboral y productivo”.

Axel Rivas, codirector del programa de Educación de CIPPEC, coincide en remarcar los desafíos que implica una reforma como esta. “La propuesta curricular nueva es un gran paso adelante,pero necesita muchas traducciones prácticas, que es lo más difícil en todo proceso de renovación curricular. Es clave potenciar las áreas de desarrollo curricular para crear traducciones viables en la escala masiva de las prácticas de enseñanza”, dice.

Autor


Axel Rivas

Videos y gráficos


Relacionados


Ver más

Apenas la mitad de los ingresantes a la escuela secundaria completa los estudios y solo el 27% lo hace sin repetir

Ver más

Bajar la frecuencia de las evaluaciones de aprendizaje institucionalmente genera imprevisibilidad y desconfianza

Ver más

La escuela secundaria debe dar la base para que los jóvenes puedan seguir las carreras que requiere el mundo del trabajo

Ver más

Hay que articular el trabajo del sector público y el privado para lograr mayor calidad y justicia educativa

Ver más

Los resultados insatisfactorios en matemáticas no son sólo un problema de los sectores vulnerables

Ver más

El desafío es la educación secundaria

Ver más

El esquema de créditos en foco: el caso del currículum de educación secundaria en Ontario

Ver más

Si no se institucionalizan las innovaciones educativas se pierden con el tiempo

Ver más

Laboratorio de Innovación y Justicia Educativa

Recibí novedades