La transformación del secundario requiere consensos, recursos y capacidades técnicas del Estado

Repensar la escuela secundaria

Por Axel Rivas, investigador principal de CIPPEC

La educación secundaria necesita cambios profundos. Lo sabemos desde hace muchos años. Se ha logrado avanzar en leyes y en diversas políticas que conciben a la escuela secundaria como un derecho. Esto se tradujo en revisiones de prácticas pedagógicas, redistribución de recursos en favor de los sectores desaventajados y ampliación del acceso al nivel secundario. Pero la matriz original de una escuela selectiva basada en muchas materias, con horarios y disciplinas fragmentadas y una concepción enciclopédica y meritocrática del aprendizaje, se mantuvo en pie. El resultado sigue siendo un modelo educativo que reproduce las desigualdades sociales y excluye a muchos sectores de la población.

La transformación necesaria requiere mayores consensos, recursos y capacidades técnicas del Estado. No se pueden cambiar las prácticas pedagógicas por decreto. La propuesta de la “Secundaria del Futuro” tiene muchos horizontes defendibles y otros más confusos, pero requiere un camino transitable de las ideas a las prácticas. Esto supone una clara teoría accionable sobre el cambio a gran escala de la enseñanza, poco probable sin fuertes equipos técnicos en la gestión y sin procesos de consulta que retroalimenten desde las escuelas lo que se puede hacer con las condiciones actuales.

Quizás si las capacidades de gobierno actuales no permiten esta construcción, lo más imperioso es crear esas capacidades, construir equipos; dotar de continuidad a esas instancias de diálogo, aprendizaje y replanteos pedagógicos en las escuelas; acompañar y aprender lo bueno que ya sucede en las aulas y tener una mayor dosis de modestia en los anuncios políticos de los cambios. Esto no implica asumir una visión conservadora del orden educativo vigente, sino una capacidad de construir los cambios en base una secuencia que se entienda desde las escuelas y pueda ser asumida como un camino propio y transitable.

Fuente: Tiempo Argentino

Autor


Axel Rivas

Relacionados


Ver más

Apenas la mitad de los ingresantes a la escuela secundaria completa los estudios y solo el 27% lo hace sin repetir

Ver más

Bajar la frecuencia de las evaluaciones de aprendizaje institucionalmente genera imprevisibilidad y desconfianza

Ver más

La escuela secundaria debe dar la base para que los jóvenes puedan seguir las carreras que requiere el mundo del trabajo

Ver más

Hay que articular el trabajo del sector público y el privado para lograr mayor calidad y justicia educativa

Ver más

Los resultados insatisfactorios en matemáticas no son sólo un problema de los sectores vulnerables

Ver más

El desafío es la educación secundaria

Ver más

El esquema de créditos en foco: el caso del currículum de educación secundaria en Ontario

Ver más

Si no se institucionalizan las innovaciones educativas se pierden con el tiempo

Ver más

Laboratorio de Innovación y Justicia Educativa

Recibí novedades