Los resultados insatisfactorios en matemáticas no son sólo un problema de los sectores vulnerables

No solo hay pocos profesores de matemáticas, muchos de ellos son idóneos, es decir que dictan la clase sin formación docente ya sea porque llegan desde el ámbito de la ciencia o desde otros saberes y eso es más evidente en las provincias en una Argentina desigual y fragmentada. Esta fue una de las pinceladas en la mesa de educación del Coloquio en la que empresarios y expertos moderados por la periodista Luciana Vázquez trazaron un cuadro dramático y una verdadera paradoja. En una Argentina que se acerca a una desocupación de dos dígitos las pocas empresas que requieren personal no encuentran los perfiles buscados.

“Cada vez tenemos más dificultades para encontrar gente”, se sinceró Marcelo Cid, dueño de Apex América y presta servicios de conexión por chat de empresas y clientes locales y del exterior con 6.000 personas. “Buscamos acercarnos a las escuelas”, señaló el también presidente de la Fundación Córdoba Mejora que estableció un puente con las escuelas públicas. “Necesitamos capacidades socio-emocionales, que resuelvan la experiencia del cliente con el usuario con forma de comunicación oral y escrita. Asistiendo desde la voz o asistiendo a un robot con la capacidad de interpretar lo que requiere el usuario”, dijo al añadir que “no podemos esperar al Estado , tenemos que actuar y hacer”.

Elena Duro, secretaria de Educación de la Ciudad, soltó que no son “habilidades blandas versus las duras como tecnología, lo que hay que garantizar es que todas se desarrollen formando al ciudadano”. La funcionaria contó que atacan el problema con capacitación en distintos niveles en un sistema que “no tenía incorporada la palabra planificación. No hay gran diferencia en lo público y lo privado. Los docentes son los mismos y muchas veces hacen el paro a la mañana y a la tarde dictan clase en la escuela privada”. En el auditorio colmado asentía Julio Piumato secretario de Derechos Humanos de la CGT.

Pero fue Alejandra Cardini, del Cippec, quien mostró los datos duros de la realidad. “En los sectores más bajos 9 de cada 10 alumnos no tienen resultados satisfactorios en matemáticas. Pero no es sólo  un problema de los vulnerables, el 26% de los sectores pudientes tampoco aprende matemática, un porcentaje. Cid amplió al revelar que en Córdoba el 40% de los chicos no termina el secundario. “Ahí está el problema”, marcó Cardini.

Federico Procaccini, CEO del banco on line del Santander, remató como mensaje a sus pares: “No es solo plan económico lo que nos tiene que ocupar, también el plan educativo”.

Fuente: Clarín

Autor


Alejandra Cardini

Directora de Educación

Relacionados


Ver más

Apenas la mitad de los ingresantes a la escuela secundaria completa los estudios y solo el 27% lo hace sin repetir

Ver más

Bajar la frecuencia de las evaluaciones de aprendizaje institucionalmente genera imprevisibilidad y desconfianza

Ver más

La escuela secundaria debe dar la base para que los jóvenes puedan seguir las carreras que requiere el mundo del trabajo

Ver más

Hay que articular el trabajo del sector público y el privado para lograr mayor calidad y justicia educativa

Ver más

El desafío es la educación secundaria

Ver más

El esquema de créditos en foco: el caso del currículum de educación secundaria en Ontario

Ver más

Si no se institucionalizan las innovaciones educativas se pierden con el tiempo

Ver más

Laboratorio de Innovación y Justicia Educativa

Ver más

Tasa neta de escolarización en el nivel secundario

Recibí novedades