Mientras la sociedad tiene formas más horizontales de comunicación, los partidos experimentaron pocas transformaciones internas

Todos los años el Banco Mundial publica un informe sobre el estado del desarrollo global. El contraste entre los informes de 2016 y 2017 es llamativo. El informe 2016 fue sobre la revolución digital y sus impactos: analizaba los autos sin conductor y cuándo empezaremos a enseñarle moral a los robots. El informe de 2017 es sobre la gobernanza y las leyes. Analiza cómo las fallas en las instituciones pueden minar las políticas del desarrollo.

Habla de partidos políticos, clientelismo y legislaturas. Con solo un año de diferencia, diagnostican fenómenos que ocurren en épocas distintas. El de digitalización de la economía habla del futuro. El de la política, de un eterno presente.

Se estima que la automatización, la digitalización y la robotización de puestos de trabajos alcanzarán en 2030 a dos tercios de la fuerza laboral en la Argentina, pero conocemos muy poco sobre qué ocurrirá con los partidos políticos. ¿Mutarán? A diferencia de los economistas, los politólogos no fantaseamos con drones que reparten boletas o robots que reemplacen asesores para analizar proyectos de ley en el Congreso. Carecemos del ejercicio prospectivo de imaginar el futuro de la política.

Hasta ahora las transformaciones de los partidos políticos que más atraen la atención son las vinculadas a su faceta electoral: la relación con los votantes a través de las redes sociales y la batalla por los votos en el territorio de los teléfonos celulares. Este escenario digital convive hoy con estrategias más antiguas. Por ejemplo, el timbreo combina el tradicional método “puerta a puerta” (una de las estrategias de campaña más antiguas) con un uso intensivo de las redes sociales.

Pero la fascinación con trolls y bots no debería ocultarnos que el mayor reto de transformación para la supervivencia de los partidos políticos reside en su organización interna: en cómo toman decisiones y eligen a sus líderes. Allí el camino de la innovación está menos explorado y, en América Latina, monopolizado por una estrategia, las primarias abiertas.

Los partidos se organizaron tradicionalmente en dos anillos alrededor de sus líderes: los afiliados, quienes en muchos países pagan una cuota y tienen el monopolio de elegir a los candidatos y los simpatizantes, y un anillo más alejado conformado por los que votan por el partido pero sin participar de manera activa.

El rol de los afiliados se transformó en muchos países con la incorporación de las primarias abiertas. En otros, con pequeñas innovaciones, mantienen el predominio. Por ejemplo, en el Reino Unido Jeremy Corbyn fue elegido líder del Partido Laborista al abrir la selección a los afiliados sin antigüedad.

Distintas variantes de primarias se incorporaron en varias democracias (en la Argentina, las PASO) para intentar oxigenar el vínculo del partido con los simpatizantes y con los votantes independientes. Sus resultados son aún inciertos en este campo. Pero una de las transformaciones más disruptivas en la selección de los candidatos fue la que hizo recientemente En Marche, el partido de Emmanuel Macron en Francia, en la elección en que sus contrincantes, los partidos tradicionales, se hicieron añicos.

Los aspirantes fueron seleccionados a través de una plataforma en línea, abierta a cualquier ciudadano francés que quisiera proponer una candidatura y estar dispuesto a solventar gastos de campaña de su propio bolsillo. La renovación trajo a la Asamblea Nacional una nueva generación de diputados muy jóvenes y con lazos partidarios endebles. Dado el fracaso que resultaron hasta ahora los experimentos con las candidaturas independientes, ¿será éste un camino exitoso para transformar a los partidos? Distinta fue la vía de cambio en Austria, donde Sebastian Kurz, con solo 31 años, encabeza las encuestas para la elección general del 15 de octubre tras realizar profundas reformas internas en el partido.

El caso austríaco pone de manifiesto que más allá de la tendencia creciente de incorporar algún esquema de primarias abiertas, el principal dilema es que poco ha cambiado en la estructura interna de los partidos y la relación de los líderes partidarios con sus simpatizantes y afiliados. Mientras la sociedad tiene formas más horizontales de comunicación y las corporaciones redefinieron sus mecanismos de toma de decisiones para adaptarse a estos cambios, los partidos experimentaron pocas transformaciones en su interior.

El corolario es que vivimos en una era de profundo desacople entre las tendencias de cambio en la sociedad y la economía, y las estrategias que los partidos adoptan para reaccionar y anticipar esas transformaciones. Si queremos partidos adaptados al cambio exponencial, tenemos que imaginar qué innovaciones institucionales deberán hacer en los próximos diez años. También estar dispuestos a invertir en esas innovaciones que sacudan el eterno presente de los partidos. De lo contrario, los votantes les ganarán de mano.

Autores


Julia Pomares

Directora Ejecutiva

María Belén Abdala

Coordinadora de la Dirección Ejecutiva

Relacionados


Ver más

La dinámica electoral viene mostrando que Cambiemos es una coalición que llegó para quedarse

Ver más

La presencia de todas las opciones electorales en cada cuarto oscuro termina dependiendo de cada partido

Ver más

Almuerzo sobre financiamiento de la política en el Coloquio de IDEA

Ver más

Como la ley permite hacer aportes en efectivo, es extremadamente fácil entregar dinero para una campaña sin dejar rastros

Ver más

Reforma de la Carta Orgánica de la Unión Cívica Radical. Distrito Capital

Recibí novedades