Un proyecto educativo tiene que estar lo menos identificado que sea posible con un gobierno de turno

No sólo los alumnos, la valoración de los docentes y la reputación de la escuela pública: el recurrente conflicto alrededor de los salarios de los maestros, que recrudece por estos días, tiene también otra víctima. Es el modo en que públicamente hablamos sobre educación, y que en el fondo puede encubrir un malentendido. En las discusiones, declaraciones y encontronazos en las redes sociales de los últimos días sobrevuela, entre otras, la idea de que la invasión de “la política” en la educación sería una de las causas de los problemas y que entonces bastaría con eliminarla de las aulas para mejorar las cosas.

“Toda acción de gobierno implica una mirada política. Un proyecto pedagógico del Estado supone una mirada sobre qué tipo de ciudadano se quiere formar, cómo se piensa la relación entre Estado y sociedad. Decir que la educación es una cuestión política es una obviedad. La política educativa es el resultado de una relación de fuerzas entre diferentes actores, como sucede con cualquier política pública”, dice Pedro Núñez, investigador del Conicet en el área de Educación de Flacso. Quizás cueste entenderlo porque, como señala Axel Rivas -director del Programa de Educación de Cippec-, “el contexto de los últimos años es especialmente dañino para la educación, porque ha sido un contexto de polarización. Cuando eso permea el ámbito educativo, pone el incentivo del corto plazo y el incentivo ideológico por encima de un proyecto común”.

Como sucede en toda política pública, la educación es también terreno de intereses diversos, y, especialmente en ella, la tentación del corto plazo es alta. “Un proyecto educativo tiene que estar lo menos identificado que sea posible con un gobierno de turno. Un verdadero proyecto debe ser participativo, incluir distintas voces, buscando consensos, poniendo de lado una mirada de largo plazo, y no debe depender para su implementación de un gobierno. Es clave buscar actores con legitimidad y conocimiento para construir un proyecto con visión concreta y salir de la banalidad de la discusión puramente ideológica”, señala Rivas.

 

Autor


Axel Rivas

Relacionados


Ver más

Apenas la mitad de los ingresantes a la escuela secundaria completa los estudios y solo el 27% lo hace sin repetir

Ver más

Bajar la frecuencia de las evaluaciones de aprendizaje institucionalmente genera imprevisibilidad y desconfianza

Ver más

La escuela secundaria debe dar la base para que los jóvenes puedan seguir las carreras que requiere el mundo del trabajo

Ver más

Hay que articular el trabajo del sector público y el privado para lograr mayor calidad y justicia educativa

Ver más

Los resultados insatisfactorios en matemáticas no son sólo un problema de los sectores vulnerables

Ver más

El desafío es la educación secundaria

Ver más

El esquema de créditos en foco: el caso del currículum de educación secundaria en Ontario

Ver más

Si no se institucionalizan las innovaciones educativas se pierden con el tiempo

Ver más

El proyecto de crear una UniCABA no precisa cómo jerarquizará ni cómo hará más atractiva la profesión docente

Recibí novedades