El crecimiento se interrumpió por la falta de dólares, que disparó una depreciación del peso, más inflación y una caída del gasto

Fuente: La Nación 

Autor


Martín Rapetti

Director de Desarrollo Económico

Recibí novedades