ASAP y Oficina Nacional del Presupuesto

Gasto destinado a hábitat según la ley de presupuesto

Cuánto destinó el Estado a hábitat desde 2012 a 2017 considerando la ley de presupuesto


Observamos que en los años 2013 a 2015 el presupuesto destinado al conjunto denominado hábitat, como porcentaje del presupuesto nacional, se amplió respecto al originalmente asignado. El incremento fue de 1,3 puntos porcentuales en el 2013, de 0,6 puntos porcentuales en el 2014 y de 0,7 puntos porcentuales en el 2015. En el 2012 el presupuesto reasignado disminuyó 0,4 puntos porcentuales, mientras que en el 2016 cayó 1,6 puntos porcentuales, siendo el porcentaje más bajo de la serie analizada (4,5% del presupuesto nacional). Por último, hasta octubre del 2017 el presupuesto reasignado al hábitat representa 0,8 puntos porcentuales menos que el presupuesto por ley.

De las cuatro finalidades analizadas que componen hábitat respecto al que incluye las readecuaciones presupuestarias, Transporte Urbano es la que se lleva la mayor parte del presupuesto todos los años, aunque ha registrado una baja significativa de su peso en el presupuesto nacional en los últimos años, pasando del 3,4% en 2015 al 1,8% en 2017. Sin embargo en términos nominales la función recibió un aumento de 5.000 millones de pesos entre el 2012 y el 2015 (pesos constantes del 2012, ver tablas en anexo). En resumen, desde el 2015 hasta octubre del 2017 el presupuesto destinado al transporte urbano se redujo en términos nominales 14.000 millones de pesos (pesos constantes del 2012). Esta reducción se explica, fundamentalmente, por la disminución de los subsidios al transporte que representaban un 62% del presupuesto destinado al transporte urbano en el 2015 y se redujeron al 39% en el 2017 (ver detalle en tablas de Anexo).

En segundo lugar, continuando con el presupuesto con readecuaciones (Gráfico 6) se encuentra la finalidad Vivienda y Urbanismo, que creció entre 2012 y 2014, cayendo levemente en 2015 y profundizando la caída en el 2016, llegando a representar el 1,1% del presupuesto total, con una asignación en términos nominales de más de 5.708 millones de pesos respecto al año anterior (en pesos constantes del 2012). Para el 2017 se estima un aumento leve, llegando a representar el 1,5% del presupuesto nacional, pero que en términos nominales representa 923 millones de pesos menos que el año anterior y 7.540 millones de pesos menos que el 2014 (año en 9 En la función Vivienda y Urbanismo se contabiliza también el presupuesto de la AABE, en Agua potables y Alcantarillado se calcula el presupuesto del INA, ENOHSA y el de Aysa, por último, en la función de  Transporte se suman al presupuesto nominal lo presupuestado a las empresas Operadora Ferroviaria SE. y a ADIF. Al mismo tiempo que se da esa menor asignación presupuestaria para Vivienda y Urbanismo, se observa un incremento de fondos, aportados por bancos públicos y privados, a través de los créditos hipotecarios nominados en unidades de valor adquisitivo (UVA), que alcanzarán en 2017, según las estimaciones del Banco Central de la República Argentina, los 50 mil millones de pesos. Si bien este análisis excede los alcances de este estudio, es fundamental abrir una línea de investigación sobre el rol de la banca privada en el financiamiento de las políticas habitacionales.

En tercer lugar, la función Agua y Alcantarillado pasó del 2,0% del presupuesto nacional en 2012 y 2013 al 1,3% en 2016 y se estima que será del 1,2% en el año 2017. El porcentaje sobre total del presupuesto nacional cae año a año para el período analizado, además de que desde 2014 a 2017 hay una caída del monto nominal asignado de 6.941 millones de pesos (en pesos constantes del 2012).

Por último, Ecología y Medio Ambiente representa el 0,1% del presupuesto nacional con reasignaciones en los años estudiados con la excepción del 2013 que representó el 0,2% y se estima que en el 2017 volverá a representar esta misma cifra. 2013 fue al año que mayor presupuesto nominal se destinó a la función (1014 millones de pesos), este presupuesto decrece año a año hasta alcanzar en 2016 730 millones de pesos. En el 2017 el presupuesto asignado creció levemente en relación al 2016 pero representa 234 millones de pesos menos que el 2013 (en pesos constantes del 2012).

De los datos disponibles surge que los recursos destinados a las cuatro modalidades que componen lo que llamamos Hábitat crecieron entre el 2012 y el 2015, tanto en términos nominales como en porcentaje del presupuesto total. En el 2012 se destinaba al hábitat 34.996 millones de pesos (6% del presupuesto nacional) mientras que en el 2015 la cifra aumentó a 49.655 millones de pesos (7.4% del presupuesto nacional). Desde 2015 a la fecha, el presupuesto destinado a hábitat viene reduciéndose tanto en términos relativos como nominales, llegando a 22.655 millones de pesos en el 2017 (4,7% del presupuesto nacional).

Recibí novedades

[recaptcha]