El futuro de la política y las instituciones en tiempos de aislamiento social

¿Cómo será el futuro de la política? ¿Cuáles serán los efectos de la pandemia en Argentina y en el mundo? ¿Se reforzarán las tendencias preexistentes? ¿O cambiarán de rumbo?

El COVID-19 está poniendo a prueba las capacidades de reacción de los gobiernos nacionales y los arneses de un sistema global que se está empezando a resquebrajar. No solo plantea interrogantes sobre cómo debe organizarse el mundo y cómo deben adaptarse sus líderes e instituciones para dar respuesta, sino que también genera nuevas desafíos sobre la forma en la que se percibe a la globalización y el futuro de la cooperación internacional.

¿Qué estamos haciendo?

Futuro de la Política es una iniciativa de CIPPEC que comenzó en 2018 bajo la presidencia argentina del T20 (un grupo de afinidad del G20) y apunta a promover una conversación sobre las transformaciones institucionales, sociales y políticas que se están produciendo en diferentes regiones, tanto a nivel nacional como global. Busca diseñar un mapa conceptual que permita comprender los tiempos que estamos viviendo, anticipar a los cambios que vendrán y generar los marcos institucionales necesarios para construir sociedades más inclusivas y participativas.

Desde sus inicios, trabajamos junto a los principales centros de investigación del mundo y organizamos cuatro talleres regionales con políticos, especialistas, académicos y representantes del sector privado, y diseñamos escenarios prospectivos sobre el futuro de la política doméstica y la gobernanza global como marco para la conversación. Miramos además cómo los cambios tecnológicos están afectando nuestras sociedades, la forma en que nos relacionamos y hacemos política, e hicimos recomendaciones sobre las mejores opciones para gobernar a la Inteligencia Artificial. 

En nuestras conversaciones con expertos internacionales durante estos años de trabajo, predominaba la idea que los Estados se estaban volviendo menos relevantes en los asuntos mundiales y que otros actores políticos cobraban un mayor peso. Había dos opciones para el futuro de la gobernanza: un nuevo modelo descentralizado y local, coordinado a través de acciones facilitadoras de organismos como la ONU, o un paradigma más macro en el cual los actores participaran activamente en las estructuras globales. Sin embargo, esta nueva crisis mundial está desafiando los cánones vigentes. Nos muestra que los Estados siguen siendo los principales actores de la política global contemporánea. También indica que los esfuerzos más amplios son necesarios y que contamos con normas e instituciones que le permiten a los Estados cooperar cuando les interesa hacerlo.

El redescubrimiento de los Estados nacionales no le quita relevancia a la gobernanza mundial, especialmente cuando los esfuerzos transfronterizos son tan necesarios, pero si resalta que la cooperación internacional es a menudo frágil y el aislacionismo está en aumento. Cada vez hay más personas dispuestas a cambiar apertura por autonomía. ¿Qué efecto tendrá entonces la pandemia sobre nuestras instituciones? ¿Reforzará las tendencias pre-existentes, las detendrá o cambiará su rumbo? ¿Cómo impactarán las nuevas tecnologías en la salida de la crisis? ¿Y las políticas aislacionistas? ¿Serán la excepción o la nueva regla de la política internacional?

Estas son algunas de las preguntas que estamos intentando responder en este 2020. Todavía no está cerrada la historia y queremos invitarlos a participar. ¿Cómo imaginan que será el futuro de la política? Esperamos que esta situación nos convoque a repensar la globalización antes que a terminarla.

Para más información hacé click aquí

Recibí novedades