Solo 5 de los 24 distritos electorales tienen normativas que estipulen topes a los gastos que se realizan durante una campaña electoral.

En la cuenta regresiva para que el año vuelva a paralizarse de cara a las elecciones legislativas, nada ha cambiado en materia de financiamiento de la política desde los comicios presidenciales que llevaron a Cambiemos al poder nacional.

En la Argentina, a nivel nacional, el régimen de financiamiento de las campañas electorales se rige por el Código Electoral Nacional y la Ley de Financiamiento de los Partidos Políticos.

En las provincias, en cambio, existe un “vacío legal pronunciado”: solo 5 de los 24 distritos tienen normativas que estipulen topes a los gastos que se realizan durante una campaña electoral, se lee en un informe elaborado por Cippec apenas pasadas las últimas presidenciales.

Autor


María Page

Recibí novedades