Evaluabilidad: ¿cómo mejorar la información sobre políticas públicas?

Es fundamental que los planes y programas sean evaluables, es decir que cuenten con determinados atributos en su diseño, planificación, sistemas de información y recursos disponibles que les permitan producir información de calidad durante su implementación.


La evaluación es una función estratégica del Estado que permite generar información útil y valiosa para abordar aspectos claves de las políticas públicas tales como impacto, efectos y eficiencia o eficacia, entre otros. Los aprendizajes generados a través de una evaluación pueden convertirse en una herramienta de cambio y mejora del desempeño de la política para beneficio de la ciudadanía. Además, estos aprendizajes tienen una utilidad social más amplia, ya que pueden informar la toma de decisiones del gobierno en general.

La existencia de voluntad política para evaluar es una condición necesaria, aunque no suficiente, para que esas evaluaciones se desarrollen y que sus resultados sean utilizados. También es necesario que existan incentivos institucionales para que las evaluaciones tengan lugar y que las políticas estén bien diseñadas como factor de una ejecución y evaluación de calidad.

Por eso es fundamental que los planes y programas sean evaluables, es decir que cuenten con determinados atributos en su diseño, planificación, sistemas de información y recursos disponibles que les permitan producir información de calidad durante su implementación.

El análisis de evaluabilidad es un proceso sistemático que permite identificar si un plan o programa (o incluso una organización) está en condiciones de ser evaluado, recomienda metodologías de evaluación adecuadas a cada escenario particular y establece si su evaluación permitirá generar información útil y valiosa. También constituye una herramienta estratégica de la evaluación de políticas públicas, entre otros motivos porque su empleo correcto conlleva la legitimización de la evaluación posterior; implica un aporte a la transparencia y a la rendición de cuentas de las acciones públicas, y permite recabar información de alto valor estratégico para que los actores implicados en la evaluación definan sus cursos de acción.

Al mismo tiempo, el análisis de evaluabilidad permite optimizar el presupuesto del programa y fundamentalmente de la porción destinada a evaluación ya que evita grandes inversiones inadecuadas o innecesarias y brinda una justificación basada en valoraciones concretas de los gastos a realizar para las necesidades del programa o plan en cuestión.

Objetivo general

Promover el uso del análisis de evaluabilidad como herramienta estratégica para mejorar el diseño y la planificación, el sistema de información, la estrategia de evaluación y la inversión en monitoreo y evaluación de una política pública.

Objetivos específicos

● Acompañar a los gobiernos en la implementación del análisis de evaluabilidad a partir del diseño y aplicación de instrumentos para su medición en planes y programas relevantes.

● Monitorear el grado de evaluabilidad de las políticas sociales nacionales en Argentina a través del desarrollo de un índice y la elaboración de recomendaciones de mejora.

Índice de evaluabilidad

CIPPEC desarrolló un análisis de evaluabilidad de políticas sociales para el período 2011-2015, que da cuenta de la gran heterogeneidad en el grado de evaluabilidad de las políticas sociales nacionales. Para el período 2015-2019 se llevó adelante una nueva medición a través de la construcción de un índice, que analiza el grado de evaluabilidad de 35 de las políticas sociales nacionales más relevantes.

Ese tipo de análisis es un primer paso fundamental para el diseño de una evaluación y para mejorar las condiciones de monitoreo y evaluación en políticas públicas. Por eso, CIPPEC también trabaja en el desarrollo de estos análisis para políticas particulares, con algunos ejemplos aquí.

Publicaciones


Recibí novedades