La pandemia desafía la grieta

Publicado el 20 de marzo
Actualizado el 3 de abril 

En política, la existencia de posiciones enfrentadas sobre temas de interés general es moneda corriente. Sin embargo, existen también cuestiones de política que tienen la capacidad de unir partes que de otras maneras no convergen; tienen valencia. El buen desempeño económico o la gobernabilidad, por ejemplo, son temas valentes, a diferencia de aborto o impuestos.

La pandemia del coronavirus ha puesto a prueba el liderazgo de los gobernantes en todo el mundo. Cada gobierno ha adoptado cursos de acción distintos, y en algunos casos han evolucionado con el correr de las semanas. Los medios de comunicación han dedicado casi enteramente su atención a las decisiones y medidas implementadas; es prácticamente el único tema en agenda. Sin duda, la manera en que se tomen las decisiones y el comportamiento de los dirigentes políticos durante esta crisis tendrá un efecto claro sobre la percepción de los votantes acerca de la capacidad de gestión y colaboración versus obstrucción de las elites políticas, algo que podría constituir un criterio de evaluación por parte de la ciudadanía en el futuro.

Alrededor de temas valentes, como los llama la ciencia política (Stokes 1963, Macdonald and Rabinowitz 1998), convergen votantes indistintamente de su identidad partidaria. Los partidos no pueden tomar posición, sino que son los votantes quienes asocian en mayor o menor medida a los partidos con estos temas y con su capacidad para lograr el resultado deseado. Es posible pensar este contexto como un momento clave en la asociación de los partidos a temas valentes, como la capacidad de capear una crisis, o esa figura del “piloto de tormentas” tan recurrente en la Argentina.

El contexto político institucional de la Argentina dificulta la construcción de consensos: hay casi 700 partidos políticos reconocidos a nivel nacional y de distrito, escindirse y formar pequeños bloques legislativos en el Congreso tiene bajo costo, y los gabinetes casi nunca tiene en cuenta la distribución de fuerzas en los espacios de formación de consensos, como el Congreso. Esto ha resultado en un estilo de decisión que se caracteriza por la concentración en un número pequeño de personalidades en vez de la coordinación y cooperación entre diferentes fuerzas políticas. La pandemia, sin embargo, ha desafiado este contexto: actuó hasta el momento como sustancia o elemento valente para unir partes que en otras circunstancias parecían imposibles de conciliar.

El coronavirus es un rector de las expectativas y demandas a cubrir de manera inmediata, sin margen para desacuerdos, marchas y contramarchas. Hay riesgo para los oficialismos en tomar medidas unilaterales y un idéntico riesgo para las otras fuerzas políticas en no colaborar u obstruir las medidas dispuestas.

La batalla contra la propagación del coronavirus en el país no da lugar a los partidos o dirigentes para diferenciarse. Por una parte, por la gravedad de la pandemia, por otra, por la severidad de las medidas que requiere contenerla. Pero la extensión de esta zona libre de conflictos es acotada, precisamente porque los temas que unifican, o valentes, conviven con temas de posicionamiento, en torno a los cuales los votantes se organizan. A medida que el “día después” se aproxima, o parezca aproximarse, es de esperar que la presión por diferenciarse aumente, sobre todo en torno a temas relacionados con la distribución de los costos de la crisis. Las pujas redistributivas y la definición de medidas que determinan ganadores y perdedores reemergen y ganan terreno.

La pandemia desafía nuestro contexto institucional, la grieta, y la manera en que los partidos se han definido a sí mismos, diferenciándose del otro en cada oportunidad. Hacia adelante, la pregunta es si esto es un cuarto intermedio en la grieta, o si contribuirá a generar un “nuevo estilo” en la política argentina.

Autor


Carolina Tchintian

Directora de Instituciones Políticas

Relacionados


Ver más

Evento “Educar en Pandemia: entre el aislamiento y la distancia social”

Ver más

La capacidad de respuesta del Estado frente a una crisis: el rol de un espacio directivo profesional

Ver más

Cuatro puntos para pensar el teletrabajo y su regulación en Argentina

Ver más

Inequidad y COVID-19 en la Ciudad de Buenos Aires. Cómo afecta la pandemia a los asentamientos informales

Ver más

El escenario sanitario condiciona a la economía

Ver más

Mesa de diálogo sobre el futuro de los partidos políticos

Ver más

La tecnología no puede unir o reparar lo que la política ha separado

Ver más

Recomendaciones para que los cambios en el teletrabajo y las licencias no acentúen las brechas laborales de género

Ver más

Construyendo el futuro laboral en tiempos de COVID19: el teletrabajo

Ver más

Los espacios de crianza, enseñanza y cuidado ante la pandemia

Recibí novedades