El G20 y el empoderamiento económico de las mujeres

El G20 fue creado en 1999 como foro de discusión de políticas económicas y financieras. Desde entonces, el mundo cambió y también el entendimiento del crecimiento económico, como lo refleja el comunicado de líderes de la cumbre de Hamburgo. Los presidentes de los países del G20 reconocieron que el empoderamiento económico de las mujeres es una condición necesaria para el desarrollo económico, lo cual exige reducir las llamadas brechas de género.

En todas las naciones del G20, las mujeres participan menos del mercado laboral que los varones y, cuando consiguen hacerlo, es en peores condiciones. Solo 46% de las mujeres argentinas trabaja o busca trabajo (frente a un 70% de los varones). Nuestro país no es una excepción: todos los países del G20 presentan esta brecha, y así lo reconoce el informe de avance del G20 de este año. El G20, en 2014, se propuso la meta de cerrar la brecha de participación en un 25% para 2025.

Otra brecha en el mercado laboral es la salarial. Las mujeres que trabajan ganan, por las mismas tareas, menos que los varones en todos los países del G20. También existen brechas en el acceso a los puestos jerárquicos (el conocido “techo de cristal”) y a los sectores más dinámicos de la economía (las “paredes de cristal”).

La existencia de brechas de género representa una vulneración del derecho al trabajo y al desarrollo pleno de las mujeres, y, además, obstruye el crecimiento económico. Según la consultora McKinsey, se podría incrementar el PBI global en $12 billones de dólares en 2025 si se cerrara la brecha por género en el mercado laboral (con aportes fundamentalmente de la India y de América Latina).

El empoderamiento de las mujeres es una de las pocas políticas que promueve simultáneamente la equidad y el crecimiento económico. Una reducción de las brechas no solo generaría beneficios agregados sino también mejoras concretas en los ingresos de las familias. Aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral también brindaría a los hogares una fuente adicional o mayor de ingresos, lo cual reduciría la pobreza y la desigualdad por ingresos.

Para proponer acciones concretas, se creó en 2014 el grupo del G20 que nuclea a organizaciones en pos de la igualdad de género (el W20), jerarquizado bajo la presidencia alemana. Las organizaciones del W20, entre las que se encuentra CIPPEC, trabajaron este año en la elaboración de un comunicado y un plan de implementación con medidas concretas que tienden a cerrar las brechas por género. Algunas de estas propuestas fueron adoptadas por los presidentes en la cumbre de Hamburgo y se plasmaron en el comunicado oficial, como por ejemplo, un compromiso para aumentar el acceso de mujeres a las carreras de ciencia, tecnología, matemática e ingeniería (STEM, por su sigla en inglés).

El comunicado de Hamburgo es un excelente insumo inicial para avanzar durante la presidencia argentina del G20. En 2018, el país tiene la oportunidad de promover acciones concretas que tiendan al empoderamiento de las mujeres y contribuir así al crecimiento económico y a la equidad.

Autor


Gala Díaz Langou

Directora de Protección Social

Relacionados


Ver más

Día de la Madre: las políticas públicas todavía no se adaptan a los cambios en las familias

Ver más

Porcentaje de mujeres que integran las legislaturas que estrenan paridad en 2019

Ver más

Una mayor participación laboral de las mujeres contribuiría al desarrollo inclusivo y al crecimiento económico del país

Ver más

“Hay barreras estructurales en el mercado de trabajo que dificultan el acceso de las mujeres y su trayectoria”

Ver más

CIPPEC en el evento “Mujeres en la economía digital”

Ver más

Reunión sobre equidad económica de género

Ver más

Si las tareas de cuidado siguen recayendo sobre las mujeres, ellas no pueden participar en política en igualdad de condiciones

Ver más

Futuro del trabajo y brecha digital de género

Ver más

Las mujeres y el trabajo independiente: propuestas para cerrar las brechas de género

Recibí novedades