El imperativo de defender los derechos de la infancia y adolescencia

La Argentina cuenta con un marco normativo que garantiza la protección y la promoción de los derechos de niños, niñas y adolescentes. La jerarquización constitucional de Convenios de Derechos Humanos y su bajada nacional a través de leyes generales del Congreso de la Nación, en particular la Ley Nº 26.061, marcaron un cambio de paradigma: los niños, niñas y adolescentes fueron consagrados sujetos de derecho. Esto implica un reconocimiento de que el Estado es el responsable principal de garantizar una serie de derechos: a la vida, a una buena calidad de vida, a la dignidad e integridad física, psíquica, sexual, a la seguridad social, a la atención integral de la salud, etc.

Pero la situación actual de la mayoría de nuestros niños, niñas y adolescentes dista mucho del pleno goce de esos derechos. El país concentra sus peores condiciones en la infancia. Según los últimos datos oficiales, 5.135.584 niños, niñas y adolescentes se encontraban en situación de pobreza a inicios de 2018. Esto implicaba que 46,8% de los niños, niñas y adolescentes no tienen ingresos asegurados en sus hogares para cubrir la canasta básica total. Entre 2017 y el año pasado, 992.512 niños, niñas y adolescentes cayeron en situación de pobreza y es probable que este número haya crecido en los últimos meses debido a la crisis económica.

Si bien esta foto es preocupante, la película es todavía peor. Esta mayor concentración de la pobreza en los niños, niñas y adolescentes, que se conoce como infantilización de la pobreza, se viene consolidando. Entre 2003 y 2018, aumentó el ratio de niños, niñas y adolescentes en situación de pobreza respecto de los adultos en esa circunstancia (pasó de 1,42 a 1,89). La mayor pobreza por ingresos que experimentan los niños, niñas y adolescentes se replica también en otras vulnerabilidades.

La figura de la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes puede contribuir a revertir esta situación. Algunas de las funciones de la Defensora y su equipo serán: interponer acciones para la protección de los derechos; supervisar las entidades públicas y privadas que se dediquen a la atención de niños, niñas y adolescentes; proporcionar asesoramiento y recibir reclamos, entre otras. Además, la Defensoría deberá presentar un informe anual al Congreso de la Nación sobre el estado de situación de la niñez y adolescencia del país y las violaciones a sus derechos.

En marzo de 2017 se conformó la comisión bicameral del Congreso de la Nación que debía designar a la persona que lidere la Defensoría. A partir de ese momento, se inició un proceso de gran calidad institucional que incluyó la realización de un concurso de oposición y antecedentes con audiencias públicas, presentación de planes de trabajo y evaluación transparente de antecedentes. CIPPEC, como integrante de la coalición “Infancia en Deuda”, celebra la culminación de la labor de la Comisión Bicameral a partir de la designación de Defensora y sus adjuntos, que ahora deberán ser refrendados por ambas Cámaras del Poder Legislativo nacional. Las condiciones institucionales que rigieron en todo el proceso de selección contribuyen a sentar las bases para que la Defensoría tenga un rol idóneo que le permita ejercer con plena autonomía su cargo. La figura de la Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes puede reducir la amplia brecha entre las normas que garantizan los derechos de esta población y su efectivo cumplimiento.

Autor


Gala Díaz Langou

Directora de Protección Social

Relacionados


Ver más

¿Qué necesita la Defensoría de la Niñez para cumplir con su misión?

Ver más

Es necesario fortalecer las capacidades y mejorar las condiciones laborales de quienes trabajan con niños

Ver más

Desayuno “Educadores del nivel inicial y la primera infancia”

Ver más

Seminario “Políticas y pedagogías para la primera infancia”

Ver más

El defensor del niño es un derecho y una urgencia

Ver más

Desarrollo integral de políticas de primera infancia: reflexiones para un camino posible

Ver más

Presupuesto 2020: Iniciar la década apostando a la niñez

Ver más

Infancia, adolescencia y juventud: oportunidades claves para el desarrollo

Ver más

Día de la Madre: las políticas públicas todavía no se adaptan a los cambios en las familias

Recibí novedades