Para bajar la pobreza, se necesita una estrategia liderada por el Estado y apoyada por movimientos sociales, sindicatos y empresas

La pobreza en la Argentina se incrementó en el primer semestre de este año, para llegar al 35,4% de la población, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Es la pobreza más alta desde el segundo semestre de 2008 (35,9%).

Según la medición oficial, afectó a 14,4 millones personas si se toma como referencia una proyección de la población total urbana, pero al extender la muestra a la población total, en la que se suma la rural, el número de pobres asciende a 15,8 millones de personas.

Según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC, la indigencia, es decir el grupo de personas que no accede a la canasta básica de alimentos, trepó al 7,7%, unos 2,8 puntos más que en el semestre anterior.

En el primer semestre de 2018 la pobreza era de 27,3%, por cuanto el indicador de personas que no puede acceder a una canasta básica total -bienes y servicios- trepó más de ocho puntos porcentuales en doce meses. Además, la indigencia se ubicaba en el 4,9 por ciento.

En términos regionales, la pobreza superó el 40% en las provincias del Noreste (Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa), donde afectó al 42,4% de la población. Allí se destaca una diferencia de más de 18 puntos porcentuales de aumento en el aglomerado urbano de Resistencia, aunque el Indec aclara que “a partir del primer semestre de 2019, se incorporan a la medición las áreas faltantes en estos aglomerados. Por lo tanto, las poblaciones de referencia no son estrictamente comparables con los semestres anteriores”. Cambios similares pueden darse también en Mendoza, San Juan, Santiago, La Plata; Paraná, San Nicolás y otros puntos.

Cerca de esa tasa alarmante se ubicó la región Noroeste (La Rioja, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Jujuy), con un 39,9% de la población que no puede acceder a la canasta básica.

En el primer semestre de 2018 la pobreza era de 27,3%, por cuanto el indicador de personas que no puede acceder a una canasta básica total -bienes y servicios- trepó más de ocho puntos porcentuales en doce meses. Además, la indigencia se ubicaba en el 4,9 por ciento.

Luego figuran Santiago del Estero-La Banda con una pobreza del 44,8%, Salta (41,8%), Corrientes (41,4%), Gran Tucumán-Tafí Viejo (40,4%), Formosa (40,1%) y Gran Catamarca (40,1%). En San Nicolás-Villa Constitución (provincias de Buenos Aires y Santa Fe), la pobreza afecta al 35,9% de la población, mientras que la indigencia también alcanza los dos dígitos: un 10 por ciento.

Sacando los aglomerados de posible distorsión estadística, según comunicó el Indec, los lugares donde más subió la pobreza son Gran San Luis (+16,6 puntos porcentuales de diferencia frente a primer semestre de 2018), Gran Tucumán (16,2), Salta (15,4) y Formosa (15,2). Como resulta esperable en el contexto económico, en ninguno de los 31 aglomerados bajó. Donde menos subió fue en Neuquén (0,5) y en Capital Federal (2,7).

“Es necesario recuperar la estabilidad y la senda del crecimiento económico, pero eso es insuficiente para eliminar la pobreza. Incluso aunque la economía creciera a un 3% anual en los próximos cinco años, la pobreza no bajaría del 20%”, sostuvo Gala Díaz Langou, directora del programa de Protección Social de CIPPEC.

“Por eso, es fundamental contar con una estrategia integral liderada por el Estado con apoyo de diversos sectores, incluyendo movimientos y organizaciones sociales, sindicatos y empresas. Se deben consensuar medidas sostenibles que tengan en consideración la atención urgente de las necesidades inmediatas y medidas de mediano y largo plazo”, agregó.

Autor


Gala Díaz Langou

Directora de Protección Social

Relacionados


Ver más

Día de la Madre: las políticas públicas todavía no se adaptan a los cambios en las familias

Ver más

Encuentro sobre planificación territorial en la UBA

Ver más

Hay que mejorar la planificación urbana y las regulaciones para incentivar la producción de suelo urbano accesible de calidad

Ver más

Reducir la pobreza requiere de una estrategia integral y coordinada que se sostenga en el tiempo

Ver más

Para mitigar los efectos de la crisis actual, hay que universalizar y fortalecer las transferencias monetarias a hogares con niños

Ver más

Proponemos que el próximo gobierno adopte un plan de gobierno que implique metas cuantificables en los primeros 100 días

Ver más

Transformar la educación secundaria en Neuquén

Ver más

Para resolver la pobreza, además de estabilidad macro y crecimiento económico, se necesitan políticas redistributivas

Ver más

Presentación de “Alta Dirección Pública profesional” en la UNLP

Recibí novedades