Memo Integración Global


Desde 2003, el comercio exterior de la Argentina experimentó uno de los períodos de mayor crecimiento de su historia como resultado del triple efecto de contar con términos del intercambio récord, un tipo de cambio favorable y la disponibilidad de capacidad productiva como resultado de la crisis de la convertibilidad. Una condición de base y cinco medidas son centrales para apuntalar este ciclo positivo. La condición es el mantenimiento de un tipo de cambio competitivo frente a las presiones inflacionarias de los últimos cinco años. Las cinco medidas son: (1) el desarme gradual del actual régimen de restricción a las exportaciones junto con el refuerzo de los sistemas de protección social; (2) la eliminación de las medidas administrativas e informales de restricción a las importaciones; (3) la creación de un Ministerio de Internacionalización de la Producción (MIP), que coordine las políticas de estímulo a la oferta exportadora nacional; (4) la reformulación del MERCOSUR, para completar el mercado común y lanzar simultáneamente una ola de acuerdos con los mercados emergentes más dinámicos, y (5) la implementación de un Programa de Transporte y Logística para la Competitividad Argentina (TLCA), enfocado en resolver los cuellos de botella de logística y movilidad que afectan a los exportadores argentinos.

Relacionados


Recibí novedades