El Estado desde casa: Cómo trabaja la dirección pública del Estado

Al comienzo de la pandemia del COVID-19, el Banco Mundial identificó por lo menos 136 países que implementaron algún modo de trabajo remoto en la administración pública. La Argentina no fue la excepción y el 20 de marzo se decretó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), que comprendía a gran parte de la Administración Pública Nacional (APN). En términos generales, el ASPO llevó a parte de los trabajadores de Argentina a desempeñar sus tareas de manera remota, y se estima que el porcentaje de trabajos que tienen el potencial de realizarse a distancia en Argentina ronda el 27% de los trabajos totales.

Para la APN, el trabajo remoto planteó un desafío a la hora de gestionar recursos escasos y políticas de emergencia, en el contexto de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública (N°27.541) de diciembre de 2019 que legisla en materia impositiva, previsional, de deuda pública, de comercio exterior y emergencia sanitaria, entre otras.

Dentro de la APN, la dirección pública – tanto en su concepción como en la práctica – tiene un rol clave en el liderazgo de sus equipos técnicos y en la concreción de políticas públicas, articulando decisiones entre los funcionarios políticos y los trabajadores del Estado. Por eso CIPPEC, junto con la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y el Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT) llevaron adelante una encuesta sobre las condiciones de trabajo remoto en la Alta Dirección Pública (ADP). Esta se implementó entre el 2 de junio y el 2 de agosto de 2020, con 280 respuestas de directivos pertenecientes a 20 ministerios de la Administración Pública Nacional, la Jefatura de Gabinete y la Presidencia de la Nación. Su objetivo fue analizar qué recursos – existentes y deseables – impactan sobre el trabajo remoto. Para esto, se analizaron cuatro dimensiones: infraestructura tecnológica, elementos normativos y reglamentarios, aspectos personales e individuales de los directivos y trabajadoras/es a cargo.

¿Qué dispositivos, sistemas y plataformas se utilizan para trabajar, gestionar e interactuar con los equipos de trabajo?

Casi la totalidad de las personas encuestadas se apoyó en el sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE) y en cuentas institucionales o propias de mail, Whatsapp y videoconferencias.

El uso de servidores compartidos para almacenar información y de sistemas propios para la gestión sustantiva del área fue mucho menor.

En cuanto a los dispositivos para el trabajo remoto, los/as directivos/as se apoyan en teléfonos y computadoras propias: menos del 25% utiliza dispositivos provistos por el Estado. Así, la posibilidad de llevar adelante el trabajo parecería depender en gran medida de infraestructura que proveen ellos mismo.

Cantidad de usuarios por tipo de dispositivo

Fuente: elaboración propia en base a la Encuesta de CIPPEC-UMET-CEDyAT. Respuesta de selección múltiple, valores no acumulativos. N=280.


¿Qué alcance tiene las medidas de aislamiento en la dirección pública?

La penetración del trabajo remoto es alta para directivos públicos (45%, sin contar asistencia parcial y licencias), y más aún para sus equipos de trabajo (73%). Así, el espacio directivo se reparte en partes iguales entre quienes asisten presencialmente, de forma regular o eventual, a sus trabajos y quienes cumplen el ASPO, mientras que solo el 3% de los equipos de trabajo a su cargo asisten presencialmente. Esto pone la carga de gestionar los equipos a la distancia y cumplir al mismo tiempo tareas presenciales, esenciales y políticas sobre quienes ocupan cargos directivos.

Situación de directivos/as y equipos frente al ASPO

Fuente: elaboración propia en base a la Encuesta de CIPPEC-UMET-CEDyAT. N=280.

A la hora de realizar actos administrativos, no encontraron limitantes en el marco normativo a la distancia. Este elemento destaca la continuidad de la gestión de gobierno de modo remoto mediante los sistemas y dispositivos relevados.

¿Qué impacto tiene el trabajo remoto sobre quien desempeña la función ejecutiva?

Más de la mitad de los directivos desempeña tareas de cuidado en su hogar, en su mayoría de niños. Estas tareas se distribuyen equitativamente entre mujeres y varones. Sin embargo, las tareas de cuidado de personas (adultas o menores) ocupan en promedio una hora más que las tareas de mantenimiento del hogar y ambas tareas insumen más tiempo a las mujeres. Las tareas de cuidado insumen un promedio de 4,76 horas para mujeres y de 4,63 para varones, mientras que las de mantenimiento del hogar requieren un promedio de 3,41 para las mujeres y 3,01 para varones.

Esto impacta directamente en el desempeño y la carga laboral de los/as directivos/as, ya que el 95% de los encuestados mantuvo o aumentó su carga de trabajo. El 61% del total vio un aumento de la carga con la modalidad de trabajo remoto. Ese cambio se percibe también en una modificación de la calidad de las tareas del equipo a cargo: para un 83% de quienes fueron encuestados esta se mantuvo o se redujo.

Esta reducción sustancial en la calidad se le atribuyen principalmente a las siguientes causas: superposición de tareas laborales y tareas del hogar y cuidados de personas, condiciones desiguales de acceso a infraestructura tecnológica y condiciones familiares distintas.

¿Qué impacto tiene el trabajo remoto sobre los equipos de trabajo?

Las capacitaciones para el trabajo remoto solo alcanzaron a un 8% de los equipos de trabajo. Esto muestra que tanto los/as directivos/as públicos como los equipos de trabajo abordaron la nueva experiencia de trabajar a la distancia sin procedimientos estructurados ni conocimientos previos brindados por el Estado.

Asimismo, en su mayoría desconocen protocolos para el regreso al trabajo presencial: solo 24% de quienes fueron encuestados –y por ende sus equipos- recibió preparación para ello y los protocolos o preparaciones implementadas refieren a temas de higiene y salud, pero no a cuestiones de gestión, coordinación y aspectos operativos.

Autores


Gonzalo Diéguez

Director de Gestión Pública

Demian González Chmielewski

Coordinador de Gestión Pública

Relacionados


Ver más

La principal deuda es la falta de dispositivos provistos por el Estado para el trabajo remoto de la Alta Dirección Pública

Ver más

Presupuesto con perspectiva de género en Santa Fe

Ver más

Convenio con el Ministerio de Transporte de la Nación

Ver más

Presentación de la Encuesta de Trabajo Remoto en la Administración Pública

Ver más

El Estado logró una continuidad en la gestión de forma remota

Ver más

La capacidad de respuesta del Estado frente a una crisis: el rol de un espacio directivo profesional

Ver más

GPS del Estado. Radiografía y balance de la Administración Pública Nacional 2015–2019

Ver más

GPS del Estado: el aporte de CIPPEC para conocer el funcionamiento del Estado y apoyar su transformación

Ver más

De poco sirve que el Estado invierta en big data si el 93% de la alta dirección pública está designada sin concursos

Recibí novedades