El sistema educativo no está revirtiendo las desigualdades de origen: las políticas deben enfocarse en los más vulnerables

Aprender 2017 evaluó a los alumnos de 6to. grado de primaria en ciencias sociales y naturales, área de la que solo teníamos información al año 2013. Con esto, se completa un panorama de mejora que se extiende a las cuatro áreas básicas: entre 2013 y 2016, mejoraron los desempeños en lengua (de un 58,3% de estudiantes con desempeño avanzado o satisfactorio se pasó a un 66,3%), matemática (de 51,7% a 58,6%), ciencias sociales (55,5% a 65,6%) y ciencias naturales (53,2% a 67,5%).

En secundaria, Aprender 2017 aporta nuevos datos sobre el desempeño de los alumnos del último año en lengua y matemática. Allí, se evidencia una mejora importante en el área de lengua entre 2016 y 2017 (los estudiantes con desempeño avanzado y satisfactorio pasaron del 53,6% al 62,5%), que acentúa la tendencia de progreso desde 2013, cuando esta cifra alcanzó el 50,5%. Las malas noticias llegan en el caso de matemática, donde los resultados son muy bajos y se muestran estancados en el tiempo. Los estudiantes con desempeños satisfactorios y avanzados en matemática pasaron del 29,8% en 2016 al 31,2% en 2017.

Los resultados (tanto en primaria como en secundaria) muestran un largo camino por recorrer en materia de desigualdades. El reporte pone en evidencia desigualdades educativas en torno a variables sobre las que informes anteriores no habían publicado resultados. Los estudiantes de nivel socioeconómico bajo tienen resultados considerablemente menores que sus pares de nivel socioeconómico medio y alto; quienes realizan tareas en el hogar frecuentemente rindieron peor que quienes no lo hacen; quienes ayudan a algún familiar en el trabajo muestran la misma tendencia. Lo mismo pasa con quienes trabajan fuera del hogar, con los alumnos de hogares migrantes o indígenas, con quienes tienen hijos o han transitado un embarazo. Nuestro sistema educativo no está pudiendo revertir las desigualdades de origen y eso marca la necesidad de colocar el foco de todas las políticas educativas en los más vulnerables.

Autor


Alejandra Cardini

Directora de Educación

Relacionados


Ver más

Ser (o no ser) estudiante en la Argentina: ¿qué representa este 21 de septiembre para las y los jóvenes del país?

Ver más

Día de las y los estudiantes: prevenir el abandono escolar debe ser una prioridad de política educativa

Ver más

Educación secundaria en la pospandemia: claves para prevenir el abandono escolar

Ver más

Sistemas de alerta temprana en la educación secundaria: prevenir el abandono escolar en la era del COVID-19

Ver más

El impacto de la pandemia en la educación secundaria en Argentina y América Latina

Ver más

#QuiénesCuidan a la primera infancia: una campaña con Fundación Kaleidos

Ver más

Educación en América Latina: un futuro que se escribe desde hoy

Ver más

Modelos híbridos en la enseñanza: claves para ensamblar la presencialidad y la virtualidad

Ver más

Se estima que, pospandemia, hasta un millón de jóvenes podrían haber abandonado el secundario en Argentina

Ver más

Por el impacto de la pandemia, hay especialistas que ya hablan de una tragedia educativa

    Recibí novedades