Innovar en educación es alterar los elementos de un orden escolar que apagan o limitan el deseo de aprender de los alumnos

El diagnóstico es claro: no se puede seguir enseñando a alumnos del siglo XXI con una escuela pensada en el siglo XX. Y también existe un fuerte consenso sobre la necesidad de innovar para desarrollar una escuela que enseñe a pensar, que empodere a los alumnos y que haga más atractivo el conocimiento.

Como bien dice Axel Rivas, codirector de Educación de Cippec, en su libro Cambio e innovación educativa: las cuestiones cruciales, “innovar es alterar los elementos de un orden escolar que apagan o limitan el deseo de aprender de los alumnos. Buscamos escuelas que den sentido a lo que enseñan y construyan puentes con la vida de los alumnos. Buscamos escuelas donde los alumnos sean protagonistas y puedan hacer cosas en la vida real con lo que aprenden. Buscamos escuelas donde el conocimiento sea más transversal y busque promover la comprensión más que la memorización inerte. Buscamos escuelas que generen un genuino compromiso social, que activen capacidades de transformación en un mundo lleno de injusticias”.

Y si bien son muchas las escuelas que ya lo están haciendo desde el trabajo por proyectos o la disposición de los espacios, también es cierto que surgen varios interrogantes que todavía faltan despejar: ¿por dónde arrancar? ¿Están capacitados los docentes para esta nueva tarea? ¿Hace falta mucha plata para innovar? ¿Es posible hacerlo en los contextos más vulnerables?

Fuente: La Nación

Autor


Axel Rivas

Relacionados


Ver más

CIPPEC presentó una guía digital para innovar en educación

Ver más

Presentación de “Mapa de la Educación Inicial en Argentina”

Ver más

#META Transformar la educación secundaria

Ver más

Reuniones sobre educación en Tokio

Ver más

Jornada sobre la escuela secundaria

Ver más

Comunidades de Aprendizaje en Santa Fe

Ver más

Comunidades de Aprendizaje en Salta

Ver más

“La escuela secundaria en transformación”

Recibí novedades