La persistencia del MPN en la política neuquina

Publicado en noviembre de 2021

La provincia de Neuquén renovará este año tres bancas en la Cámara de Diputados, repartidas entre el Frente de Todos, Juntos por el Cambio (JxC) y el Movimiento Popular Neuquino (MPN). En ese marco, las PASO tuvieron un claro ganador: el Movimiento Popular Neuquino. El MPN es un partido provincial muy longevo, creado en los años de la proscripción del peronismo, que gobierna la provincia ininterrumpidamente desde 1983 (si se cuentan sólo los períodos constitucionales y se excluyen los gobiernos de facto, el MPN gobierna desde 1963). En 2019, sin embargo, tuvo malos resultados en las elecciones legislativas y su representación en el Congreso quedó reducida a una banca en Diputados, sin senadores/as propios/as. Este año podría quedar por primera vez en su historia sin ninguna banca en el Congreso nacional; igualmente, en las PASO quedó primero con el 36,5% de los votos afirmativos, frente al 18,6% de Cambia Neuquén (PRO-UCR), 15,8% del Frente de Todos, 12,7% de la CC-ARI, 8% del FIT. Con estos resultados, el MPN podría incluso obtener dos de las tres bancas en juego, si logra duplicar a quien salga tercero. Además, este año ganó también la elección para la renovación parcial del Concejo Deliberante de la estratégica ciudad capital.

Con los resultados de las PASO sobre la mesa, la campaña no ganó en dinamismo en los meses entre las primarias y la elección. Con pocos actos presenciales masivos y el  involucramiento de algunas figuras nacionales, como el Ministro del Interior, el de Turismo y el Secretario de Energía, parece poco probable que los resultados de la elección del 14 de noviembre  en la provincia de Neuquén se alejen demasiado de los resultados de las PASO del 22 de septiembre. Tampoco generarán un cambio dramático de la gobernabilidad política provincial en el corto plazo. Sin embargo, dejarán bien planteadas las líneas dentro de las cuales se dará la competencia en la elección a gobernador/a del 2023.

Primero, las PASO reafirmaron que el uso sistemático de las elecciones internas competitivas le sigue sirviendo al MPN. Parecía que el partido llegaba desgastado a esta etapa, con un gobernador sin posibilidad de reelección y sin sucesor natural. El ingreso a la competencia del ex-vicegobernador Rolando Figueroa, que proviene del interior provincial y eligió un discurso más “nacional y popular”,  renovó la propuesta electoral “emepenista” y contuvo a sus votantes. Se manifestó en la victoria de su lista “Cuidemos Neuquén Construyamos Futuro”, con 49% de los apoyos internos, frente a un 47,7% de la lista “Azul por Neuquén”, encabezada por Mage Ferraresi y patrocinada por el ejecutivo provincial. La rápida acción del gobernador Omar Gutiérrez, que reconoció la derrota de su lista y prometió unidad, vaticina que Figueroa contará con el apoyo del partido en noviembre. Si gana, Figueroa será un seguro precandidato a gobernador. Sin embargo, él también tendrá que competir en una interna que promete ser dura, ya que el sector “gutierrista” seguramente no lo aceptará como único candidato. Mientras tanto, competirán en noviembre el mencionado Figueroa como primer candidato, Luciana Ortiz Luna en segundo lugar y Osvaldo Llancafilo tercero, representando la lista perdedora en la interna.

La segunda pregunta es si el Frente de Todos logrará aumentar su magra cosecha en las PASO para no perder una banca de las dos que controla actualmente. El mal resultado de las primarias tomó al peronismo neuquino completamente por sorpresa: con los antecedentes de buenos resultados en 2019, y habiendo logrado construir una lista de unidad entre los dos sectores principales, esperaba más. En la interna, la lista “Celeste y Blanca”, encabezada por Tanya Bertoldi, se llevó el 61,3% de los apoyos, mientras que la lista “Eva Perón”, cuya candidata fue Asunción Miras Trabalón, obtuvo un 20,8% y la lista “Neuquén de Todos”, con Fabián Ungar como primer candidato, sacó un 17, 9%. Es probable que Tanya Bertoldi logre finalmente ser electa, pero aún así quedarán en pie dos interrogantes: el primero es cómo pudo ser posible no detectar el enojo social más tempranamente; el segundo, si el Frente logrará mantener la integridad interna de cara a 2023, ya que esta elección no resolverá de manera concluyente la disputa entre el actual secretario de energía de la Nación, Darío Martínez, y el exintendente de Cutral Có, Ramón Rioseco, un extrapartidario que cuenta con el apoyo de Oscar Parrilli. Compiten en las generales, entonces, Tanya Bertoldi como primera candidata, Alberto Vivero en segundo lugar y Asunción Miras Trabalón tercera en la lista.

La tercera cuestión tiene que ver con el espacio antes nucleado en Juntos Por El Cambio. Por un lado, el 2021 le ha entregado al macrismo resultados muy positivos: obtendrán seguramente una banca en Diputados y quedaron segundos en la elección a concejales de Neuquén Capital. El empresario frutícola y ganadero Pablo Cervi se consolida como un dirigente capaz de cubrir el vacío de liderazgo creado por la muerte de Horacio “Pechi” Quiroga. Sin embargo, la división de Juntos por el Cambio, que no utilizó las PASO como interna y participó de la elección con dos boletas distintas, tuvo un costo. La lista encabezada por Cervi, “Cambia Neuquén”, obtuvo 18,5% de los votos, y la de Carlos Eguía, que fue con el sello de la Coalición Cívica – ARI, 12,7%. Eguía puede, en teoría, arrebatarle el tercer lugar al Frente de Todos, pero si no lo logra, quedará demostrado que la división sólo logró favorecer al MPN. Lo mismo sucedió en las elecciones a concejales de la Capital neuquina.

La izquierda consolidó su segmento electoral, con un 8% de los votos, sin disminuciones pero tampoco sin ver un crecimiento repentino. Completan la oferta electoral de las generales el Movimiento Libres del Sur, que obtuvo 5,1%, y el Partido Socialista, que sacó 2,2%. Movimiento al Socialismo no logró superar el umbral de 1,5% y quedó fuera de la competencia.

La campaña, como se dijo antes, no ha tenido demasiado brillo. El único tema que generó contrapuntos abiertamente ha sido el proyecto de Ley de Hidrocarburos, redactado por la secretaría que encabeza Darío Martínez, que se encuentra en el Congreso para su tratamiento y que fuera rechazado por Gutiérrez por “centralismo porteño”. Cada fuerza política parece más interesada en hablarle a su público para consolidar el voto propio que en marcar grandes discusiones sobre temas provinciales.

 

Información adicional

El listado completo de bancas de Diputados que este año renueva la Provincia de Neuquén puede encontrarse acá. El listado completo de agrupaciones y candidatos/as que compiten en las primarias está disponible acá.

La autora integra la Red Federal de Investigadores Electorales de CIPPEC. Es doctora en Ciencia Política de la Universidad de Georgetown y trabaja como profesora regular de la Universidad Nacional de Río Negro. Su opinión no necesariamente refleja la posición de todos los miembros de CIPPEC.

Autor


María Esperanza Casullo

Integrante de la Red Federal de Investigadores Electorales de CIPPEC

Relacionados


Ver más

El voto informado y la participación electoral

Ver más

Debate sobre la boleta única papel en el Senado de la provincia de Buenos Aires

Ver más

El podcast de CIPPEC #3: Boleta única en papel

Ver más

El Podcast de CIPPEC. Episodio 3: Boleta única en papel.

Ver más

Claves para pensar un cambio en el instrumento de votación a nivel nacional: hacia la boleta única papel en Argentina

Ver más

El camino hacia la Boleta Única en Argentina

Ver más

Boleta única de papel: un debate sobre cómo seguir fortaleciendo la democracia

Ver más

El debate sobre la forma en que votamos es un debate sobre la equidad en el acceso al sufragio y la competencia electoral

Ver más

“Juventudes argentinas y prioridades de política pública”: una iniciativa de CIPPEC y UNICEF Argentina con IDEA Internacional

Ver más

Juventudes argentinas y prioridades de política pública

    Recibí novedades