Las PASO en la Ciudad: los liderazgos se ponen a prueba

Publicado en septiembre de 2021

Por Gerardo Scherlis*

En los albores de este siglo los politólogos sentenciaron el colapso del sistema partidario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). El quiebre del Frepaso, la debacle de la UCR y la debilidad del PJ dieron lugar a un esquema de competencia impredecible, volátil y fragmentado. Veinte años más tarde, la misma CABA muestra la antítesis de aquel escenario.

El sistema partidario aparece estable y predecible, con un electorado realineado en torno a dos coaliciones principales. Estas coaliciones y alineamientos coinciden con los que en los últimos años se consolidaron a nivel nacional.

El espacio político predominante en el distrito desde 2007, liderado por el PRO, se denomina en esta ocasión Juntos por el Cambio. Incluye a la UCR, la Coalición Cívica, el Partido Socialista, Confianza Pública y la más reciente incorporación, los Republicanos de Ricardo López Murphy, además de otros sellos menores. Su principal desafiante será el Frente de Todos, la fuerza peronista que expresa en la Ciudad la coalición a cargo del gobierno nacional.

En este contexto, la Ciudad de Buenos Aires renovará este año trece bancas en la Cámara de Diputados, junto con la mitad de las bancas en la legislatura porteña. De esas bancas, la mayoría corresponden a Juntos por el Cambio, que debe renovar 10 lugares: cinco en manos del PRO, tres de la UCR y dos de la Coalición Cívica.El Frente de Todos renueva las tres bancas restantes.

Que el oficialismo porteño reunirá el mayor número de votos y el Frente de Todos quedará en segundo lugar parece fuera de discusión. Estas elecciones primarias presentan, sin embargo, tres interrogantes principales de cara a la futura configuración del mapa político. La primera, ¿cuál será el nivel de apoyo a Horacio Rodríguez Larreta?

El Jefe de Gobierno busca encabezar una propuesta presidencial para 2023 y pretende, en función de eso, reafirmar su liderazgo en estas elecciones. Impuso la candidatura de María Eugenia Vidal y negoció con sus principales socios y rivales internos una lista para las primarias. Decidido a ocupar el amplio centro del espacio político y sus alrededores, buscó a la vez evitar la fuga de votos “por derecha”.

A tal fin, hizo un uso estratégico de las PASO al abrir las puertas de la competencia interna a López Murphy, cuya lista podría tener un buen desempeño y aportar así algunos nombres para las elecciones generales.

Todo esto no impidió que un sector del radicalismo se valiera de las prerrogativas legales para presentar una tercera lista encabezada por Adolfo Rubinstein, ministro y secretario de Salud nacional durante el gobierno de Mauricio Macri. Aunque ninguna de las dos listas alternativas plantea un desafío abierto al proyecto larretista, al menos en estas primarias serán los votos a la lista encabezada por Vidal los que expresen un respaldo claro al jefe de gobierno.

El segundo interrogante tiene que ver con el rendimiento del Frente de Todos, coalición que logró mantenerse unida y evitar la competencia “por fuera” de alternativas peronistas relevantes. Lo que está por verse es si la apuesta a la figura de Leandro Santoro, un ex radical de perfil progresista, permite retener el tercio de los votos obtenidos en 2019. O si, en cambio, la mala imagen del Presidente en el distrito lo lleva a retroceder y quedar más cerca de los 20 puntos de 2017.

¿Cuál es la real dimensión del “fenómeno Milei”? Esta pregunta plantea el último interrogante. La Ciudad de Buenos Aires supo ser cuna de terceras fuerzas. Polarización y nacionalización mediante, en 2019 las dos coaliciones principales reunieron el 77% de los votos sin que ninguna otra opción supere el 7%.

Aunque en esta ocasión se presentan 14 agrupaciones, las encuestas sugieren que al menos nueve de ellas no superarán el umbral del 1,5%, que les permita participar en la elección general. La incógnita , en este marco, refiere a cuál será el rendimiento de las y los libertarios, liderados por Javier Milei, que detenta un crecimiento sistemático en la opinión pública en las últimas semanas.

Su irrupción apuesta a romper la estabilidad de la bipolaridad en base a un discurso virulento contra la “casta política”, con ribetes antisistémicos que apelan a la frustración y el desencanto de una parte del electorado.

Además de Juntos por el Cambio, también el Frente de Izquierda, probable cuarta fuerza, tendrá competencia interna: la lista encabezada por Myriam Bregman, del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), se enfrenta a la apoyada por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) que postula a Celeste Fierro. Las restantes 12 agrupaciones presentarán lista única.

La pandemia y cierto clima de apatía, favorecido por la sensación de que no hay mucho en juego, podrían contribuir a disminuir la participación respecto de elecciones anteriores. Finalmente, un dato de color: durante años politólogos y politólogas pusieron al FIT como ejemplo del efecto concentrador de las PASO. Esta vez, sin embargo, las y los porteños encontrarán a Marcelo Ramal, histórico candidato del FIT, presentándose por la disidente Política Obrera. Lo que la política separa no siempre las instituciones electorales unen.

 

*El autor integra la Red Federal de Investigadores Electorales de CIPPEC. Es doctor en Ciencia Política (Universidad de Leiden), licenciado en Ciencia Política y abogado (UBA). Se desempeña como investigador asociado del programa de Instituciones Políticas de CIPPEC. 

Autor


Gerardo Scherlis

Investigador asociado de Instituciones Políticas

Relacionados


Ver más

El camino hacia la Boleta Única en Argentina

Ver más

Boleta única de papel: un debate sobre cómo seguir fortaleciendo la democracia

Ver más

El debate sobre la forma en que votamos es un debate sobre la equidad en el acceso al sufragio y la competencia electoral

Ver más

“Juventudes argentinas y prioridades de política pública”: una iniciativa de CIPPEC y UNICEF Argentina con IDEA Internacional

Ver más

Juventudes argentinas y prioridades de política pública

Ver más

Un juez o jueza que no parece independiente está minando la confianza pública en las instituciones

Ver más

Balance de las elecciones generales del 14 de noviembre

Ver más

Las mujeres en el Congreso tras la Ley de Paridad

Ver más

PBA: el centro de gravedad de la disputa entre Juntos y el Frente de Todos

    Recibí novedades