Más días para cuidar

Una iniciativa de CIPPEC, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Red de Hombres por la Igualdad, y Arredo que busca instalar en la agenda pública la necesidad de extender los días de licencia por paternidad.


¿Qué son las licencias?

Las licencias por maternidad, paternidad y familiares son tiempo pagado por el Estado para garantizar el derecho a cuidar (de los padres) y ser cuidados (de los niños). Todas las familias deberían tener acceso a ellas.

¿Todos acceden a licencias?

No. En la Argentina, solo el 47% de los trabajadores y el 51% de las trabajadoras que son padres o madres pueden tomarse días y cobrarlos. ¿Por qué? Porque el resto o trabaja de manera informal, sin los debidos aportes, o es independiente (monotributista o autónomo) y cobra por día trabajado o por tarea concluida.

¿Por qué es necesario modificar el régimen de licencias?

  • Para garantizar el derecho a cuidar y ser cuidado

Las licencias ayudan a igualar las condiciones de vida y las oportunidades a las que pueden acceder los niños al nacer.

Pero mientras que las familias que cuentan con recursos (económicos y sociales) pueden pagar para que alguien cuide de sus niños o recurrir a sus redes de familiares y amigos, las familias en situaciones más vulnerables no cuentan con estas opciones y muchas veces deben resignar ingresos y condiciones de trabajo para cuidar a sus hijos.

Una reforma del régimen de licencias por maternidad, paternidad y familiares puede contribuir al logro de los derechos de las familias con niños.

  • Porque nuestra sociedad está envejeciendo

Contar con más tiempo para cuidar y ser cuidado es particularmente relevante en nuestro país por la caída de la fecundidad y el aumento de la longevidad, que se observan desde 2002. En 2043, se prevé que va a haber más adultos mayores que niños.

Si mejoramos las condiciones para que todas las mujeres puedan tener cuántos hijos quieran y cuándo quieran, podemos revertir la tendencia de envejecimiento.

  • Porque contribuye a la equidad de género

Una licencia coparental, que distribuya equitativamente los días para cuidado entre madre, padre y otros adultos, facilitaría el retorno de las madres a sus trabajos, contribuyendo a la autonomía económica de las mujeres, a la reducción de la brecha salarial entre varones y mujeres, y a una distribución más justa de roles al interior del hogar y también se logra aumentar la población económicamente activa y disminuir la pobreza infantil.

  • Porque mejora el desarrollo infantil

El tiempo compartido entre padres e hijos durante sus primeros meses de vida tiene un impacto positivo sobre el bienestar de los chicos: contribuye al desarrollo infantil, a la creación de mayor capital humano y a mayor productividad futura.

¿Cómo debe ser el nuevo régimen de licencias?

Son tres los principios que deben guiar a esta reforma:

  • Debe ser universal

Todas las familias que tengan niños, sin importar su estatus laboral, deben estar cubiertas por este beneficio. Para los trabajadores formales e informales, las licencias les permite mantener su nivel de ingresos durante el tiempo de cuidado de sus hijos. En el caso de los desocupados e inactivos, podría otorgarles un ingreso que permita a las familias satisfacer las necesidades de sus hijos en los primeros momentos de vida.

  • Debe promover la co-parentalidad

Es decir, la corresponsabilidad entre los distintos adultos a cargo. La co-parentalidad son esquemas de licencias que fomenten la responsabilidad compartida del cuidado dentro de los hogares.

  • Debe ser equitativa y contemplar licencias familiares

La ley actual actual solo contempla los derechos de las familias cuya conformación cumple con el esquema madre-padre (dejando afuera a las parejas de un mismo sexo) y presenta un trato diferenciado ante hijos biológicos y adoptivos. Es preciso ir hacia un régimen que contemple los casos de adopción y que reconozca la existencia de familias no tradicionales.

Además, cada familia debería poder decidir cómo repartir los días entre sus adultos responsables, que pueden ser sus padres pero también abuelos, tíos y todo aquel adulto que quede a cargo de tareas de cuidado.

¿Cuál es la propuesta de CIPPEC?

CIPPEC propone alcanzar los 98 días de licencia por maternidad, 30 días de licencia por paternidad y 60 días de licencia familiar de manera gradual desde 2018 hasta 2030. La gradualidad en la implementación de la reforma obedece al costo fiscal que esta propuesta tiene para el Estado nacional.

Paso 1: 98 / 15 / 15

En primera instancia se plantea en 2018 extender las licencias por maternidad a 98 días, y las licencias por paternidad a 15 días. Asimismo, se propone crear una licencia familiar de uso indistinto de 15 días. También se incluiría a los trabajadores independientes formales dentro del régimen de licencias.

Paso 2: 98 / 20 / 30

Para 2022 se contempla extender la duración de las licencias por paternidad a 20 días y las licencias familiares a 30 días para aquellos que trabajan en la economía formal.

Paso 3: 98 / 25 / 45

El siguiente paso en la ampliación gradual se propone para 2026. En esta instancia, la propuesta contempla la extensión de la licencia por paternidad a 25 días y la licencia familiar a 45 días en un régimen universal.

Paso 4: 98 / 30 / 60

Finalmente, en 2030 se alcanzaría el escenario deseado de 98 días de licencia por maternidad, 30 días por paternidad y 60 días para uso indistinto de cualquiera de los dos progenitores, como derecho de todas las personas ante el nacimiento de un hijo.

Publicaciones


Textual


Datos


Licencias por paternidad por provincia, 2017

Se observan grandes variaciones entre las provincias argentinas sobre días de licencia por paternidad, incluso únicamente observando las regulaciones que atañen a los empleados de las administraciones públicas provinciales.

Recibí novedades