Reducir la pobreza crónica

CIPPEC y PNUD, con el apoyo técnico del CEDLAS-UNLP, trabajaron formulando un diagnóstico y propuestas de políticas para reducir la pobreza crónica.


Un piso de pobreza difícil de perforar

La pobreza crónica conforma al ‘núcleo duro’ de la pobreza: son aquellas personas que, aún en períodos de crecimiento económico, tienen muy bajas posibilidades de salir de esa situación.

En los últimos 30 años la pobreza nunca fue menor al 25%. De esas personas hay un grupo que nunca pudo salir de la pobreza. Estas son las personas que se encuentran en situación de pobreza crónica.

CIPPEC, PNUD y CEDLAS caracterizan a quienes viven en situación de pobreza crónica como el 10% de la población con menor probabilidad de salir de la pobreza, aun en períodos de crecimiento económico

Evolución de la tasa de pobreza de 1992 a 2018

Fuente: Gasparini, Tornarolli, & Gluzmann (2019)

¿Por qué es importante reducir la pobreza crónica?

La pobreza en Argentina constituye un asunto prioritario de política pública por tres motivos.

  • El primero es que se traduce en la vulneración de derechos fundamentales de las personas. El Estado está obligado, a través de numerosos instrumentos internacionales y por la Constitución Nacional, a reparar esta vulneración de forma urgente.
  • El segundo refiere a la situación demográfica de Argentina. Actualmente, el país experimenta un bono demográfico: la proporción de población en edad de trabajar es superior a la de población dependiente, fundamentalmente niños y adultos mayores. Este bono, que se terminará en menos de 25 años, es una oportunidad que solo será aprovechada si se invierte en el desarrollo humano de forma tal que se incremente la productividad de las generaciones que sostendrán el Estado de Bienestar cuando Argentina sea una sociedad envejecida.
  • El tercer motivo es que la pobreza y la desigualdad en el ejercicio de la ciudadanía social atentan contra la cohesión social, la solidaridad y las instituciones democráticas, a la vez que condicionan fuertemente los prospectos de crecimiento económico.

¿Qué características tienen las personas que están en la pobreza crónica?

  • La mitad son niños, niñas y adolescentes

Entre quienes la sufren, 47,9 % son niñas, niños y adolescentes de menos de 15 años y 23,6 % tienen entre 16 y 25 años.

Distribución etaria de la población según incidencia de la pobreza crónica (primer semestre de 2018)

Fuente: elaboración propia en base a Gasparini, Tornarolli, & Gluzmann (2019)

  • Trabajan pero lo hacen en condiciones precarias

Si bien los varones en situación de pobreza trabajan en situación de igualdad que los no vulnerables, la brecha de género tiende a ampliarse en los hogares pobres, fundamentalmente por la imposibilidad de adquirir servicios de cuidados ante el déficit de la oferta pública.

Participación laboral por género según incidencia de la pobreza crónica (primer semestre de 2018)

Fuente: elaboración propia en base a Gasparini, Tornarolli, & Gluzmann (2019)

Existen grandes problemas de calidad de los trabajos en los que se inserta la población en situación de pobreza crónica, con falta de acceso a la seguridad social y a la cobertura de salud, además de una lata dosis de inseguridad de ingresos,

Acceso a derechos laborales según incidencia de la pobreza crónica (primer semestre 2018)

Fuente: elaboración propia en base a Gasparini, Tornarolli, & Gluzmann (2019)

  • Tienen menos años de educación

Los años de educación promedio de las personas en situación de pobreza crónica son de 5,7: alrededor de 10 años menos que el promedio entre las personas de los hogares no vulnerables. Esta distancia en el perfil educativo se reduce para las cohortes más jóvenes, como consecuencia de las políticas de inclusión educativa de reciente cuño, tal como la obligatoriedad del nivel secundario y las transferencias de ingreso con corresponsabilidad.

Años promedio de educación según incidencia de la pobreza crónica (primer semestre de 2018)

Fuente: elaboración propia en base a Gasparini, Tornarolli, & Gluzmann (2019)

  • Viven en hábitats deficitarios y confrontan problemáticas de segregación socio-espacial

Sus viviendas acumulan déficit en los servicios básicos como el acceso a baños higiénicos y cloacas.

Acceso a servicios de los hogares según incidencia de la pobreza crónica (primer semestre de 2018)

Fuente: elaboración propia en base a Gasparini, Tornarolli, & Gluzmann (2019)

¿Qué políticas se llevan a cabo para reducir la pobreza?

Tres ejes de políticas que se llevan a cabo desde el estado son centrales para la reducción de la pobreza: el de garantizar los ingresos a través del mercado de trabajo y la protección social; el de inversión en el desarrollo humano y en el hábitat. Resulta importante enmarcar estas políticas en una estrategia de reducción de la pobreza.

Una estrategia para reducir la pobreza crónica

Reducir la pobreza requiere de una estrategia integral y coordinada que se sostenga en el tiempo. Las acciones centrales a llevar a cabo en esta estrategia pueden agruparse en cuatro grandes grupos.

  • Mitigar los efectos de la crisis

En el marco de la crisis económica, será central priorizar las políticas que tienen un impacto directo y automático sobre los ingresos de los hogares en situación de mayor vulnerabilidad. Esto implica universalizar y fortalecer el sistema de transferencias a hogares con niños y adolescentes y reforzar las políticas para asegurar la provisión de alimentos de calidad en los sectores de menores ingresos.

  • Desactivar la reproducción de la pobreza crónica

Es necesario avanzar políticas que apunten a detener la reproducción intergeneracional de la pobreza en el mediano y largo plazo. En primer lugar, se deben fortalecer las acciones para prevenir el embarazo no intencional en la adolescencia que hoy tiene consecuencias negativas en las trayectorias de quienes lo experimentan. En segundo lugar, se requiere llevar a cabo políticas de primera infancia y educación que tienen fuertes impactos en el desarrollo de habilidades y la ampliación de oportunidades. Por último, las acciones que permitan mejorar el acceso a un hábitat de calidad resultan esenciales dado los efectos que tiene sobre la salud, el desarrollo de las personas y la integración social.

  • Mejorar la calidad del trabajo

A medida que se vaya estabilizando la situación macroeconómica será central acompañar ese proceso con políticas que mejoren el acceso al trabajo de calidad. Las políticas de regulación y protección laboral combinadas con políticas de empleo y para la economía popular deben potenciarse para mejorar las condiciones de los trabajadores.

  • Asegurar sostenibilidad y recursos

La reducción de la pobreza requiere de una estrategia que se sostenga en el tiempo. Para asegurar las políticas centrales de esta estrategia será clave consolidar pisos de inversión con un financiamiento que se dé a través de un sistema de recaudación lo más progresivo posible. Dada la multiplicidad de actores y nievels en los que se debe operar en el marco de una estrategia de reducción de la pobreza será central jerarquizar un órgano rector para su coordinación y seguimiento.

Publicaciones


El desafío de la pobreza en la Argentina

Entre 1983 y 2018 la pobreza solo disminuyó en el rebote de las dos crisis macroeconómicas profundas que vivió el país, pero incluso en esos períodos, hubo hogares que persistieron en la pobreza.

Textual


Recibí novedades