A las elecciones las organiza el Estado, pero lo que pasa en las mesas el día de la elección está en manos de los ciudadanos

Las elecciones son una empresa colectiva, un acontecimiento esencialmente ciudadano. Cada elección nacional es un enorme esfuerzo logístico que abarca todo el territorio del país, en el que se habilitan 90 mil mesas de votación para recibir a los 30 millones de argentinos registrados en el padrón. A las elecciones las organiza y las juzga el Estado, pero lo que pasa en las mesas el día de la elección está en manos de la ciudadanía y por eso la participación es determinante para la calidad de los comicios.

A las elecciones las hacemos entre todos. Cuando vamos a votar no sólo expresamos nuestro apoyo o rechazo a los candidatos y sus propuestas. También manifestamos nuestro acuerdo con los mecanismos que la democracia nos ofrece para tomar las decisiones colectivas. Por eso el nivel de participación y los votos positivos son un indicador de apoyo a las instituciones democráticas. Y si el abstencionismo y el voto en blanco aumentan, se activa la señal de alarma.

Los argentinos valoramos el derecho elegir. Nuestro país se destaca por los altos niveles de participación: desde 1983 fue de 80% en promedio para las elecciones presidenciales y de 70% para las de medio término. El voto en blanco es bajo, 3% en promedio en elecciones presidenciales. Incluso, según una encuesta de Cippec a 1800 votantes bonaerenses en la elección general de 2015, el 75% está de acuerdo con las PASO.

Pero no se trata sólo de ir a votar. Las elecciones como las conocemos serían inviables sin la participación de los presidentes de mesa para conducir la votación y de los fiscales para controlar lo que ocurre en cada mesa.

Los presidentes de mesa son la máxima autoridad en la mesa que les toca administrar. Son ciudadanos no afiliados a partidos que se designan al azar para conducir la elección de manera ecuánime y como dicta la ley. Su trabajo es crucial: garantizan que cada elector pueda ejercer su derecho a elegir y cuentan los votos. Los votos que ellos reportan son los que se suman para calcular el resultado final de la elección. Las urnas no vuelven a abrirse ni los votos a contarse, salvo que haya un reclamo. Los partidos también hacen lo suyo. En nuestro sistema electoral el control de las elecciones es partidario. Los fiscales cuidan las boletas y los votos de sus respectivas agrupaciones y, al hacerlo, generan un control cruzado sobre la votación.

Un estudio de CIPPEC muestra que las elecciones generales de 2015 en la provincia de Buenos Aires, donde vota el 37% del electorado nacional, funcionaron bien y fueron íntegras. Buscamos sistemáticamente y no encontramos ningún elemento para sostener lo contrario. Esto sólo se explica por un esfuerzo colectivo: una organización eficaz; presidentes de mesa que hicieron bien su trabajo; electores que fueron a votar; partidos que plantearon opciones competitivas y tuvieron fiscales en los lugares de votación; un escrutinio transparente y abierto. Cuando todos hacemos la parte que nos toca, las elecciones funcionan.

Cuando vamos a votar no sólo expresamos nuestras preferencias. También manifestamos nuestro acuerdo con los mecanismos para tomar las decisiones colectivas.

A las elecciones las organiza y las juzga el Estado, pero lo que pasa en las mesas el día de la elección está en manos de la ciudadanía.

Autor


María Page

Investigadora asociada de Instituciones Políticas

Relacionados


Ver más

Desde hace más de una década se evita discutir la oferta electoral, que es caótica y opaca, porque todo vale al formar alianzas

Ver más

En las PASO Gustavo Bordet (Creer-PJ) y Atilio Benedetti (Cambiemos) buscaron posicionarse como ganadores para la elección general

Ver más

#META Claridad en la oferta electoral

Ver más

La boleta única de papel tiene las virtudes del voto electrónico sin sus riesgos de seguridad e integridad

Ver más

El resultado final probablemente dependa de cuántos puntos saque Jorge Sobisch (Democracia Cristiana), y de dónde provengan.

Ver más

El reemplazo de un sistema de boletas partidarias por otro de boleta única, aunque recomendable, no puede encararse a meses de la elección

Ver más

Los resultados de La Pampa no admiten lecturas nacionales porque tiene un sistema distinto a las PASO

Ver más

El largo y sinuoso camino hasta octubre de 2019

Ver más

Las PASO producen opciones más discernibles para los votantes y alientan la formación y la estabilización de las coaliciones

Ver más

Es necesario que el financiamiento de la política sea trazable

Recibí novedades

[recaptcha]