Los profesionales del nivel inicial en Argentina


Este documento, elaborado en forma conjunta por CIPPEC y UNICEF, es uno de los cinco informes técnicos del estado de la educación inicial en Argentina. La serie completa está disponible aquí.

Uno de los pilares de la educación inicial son los profesionales que allí se desempeñan. En las instituciones de educación inicial trabajan adultos con distintos perfiles y trayectorias, que participan cotidianamente de la crianza, la enseñanza y el cuidado de los más pequeños. Las distintas funciones que cumplen son fundamentales para el aprendizaje y el desarrollo integral de la primera infancia. En un contexto de políticas que aspiran a ampliar el acceso al nivel y mejorar la calidad de la oferta, es central interrogarse acerca de quiénes son, dónde se encuentran y qué formación reciben quienes trabajan en la educación inicial.

Este informe se enmarca en el interés más general por desarrollar un enfoque para pensar la temática de los profesionales de la educación inicial. Esto es, un marco analítico que permita abordar de manera conjunta los perfiles, la formación, las trayectorias y la carrera de quienes trabajan en el nivel. En Argentina no contamos con una mirada específica sobre los profesionales que se desempeñan en instituciones de educación inicial, sean o no docentes. Hay fuertes vacancias de conocimiento sobre este tema, tanto con relación a las fuentes información como respecto a los estudios e investigaciones académicas.

Los vacíos son aún más visibles cuando se consideran las particularidades del nivel inicial. Por un lado, los profesionales que allí trabajan tienen un rol central no solo en la enseñanza, sino también en la crianza y el cuidado de los más pequeños. Por ejemplo, es habitual que además de planificar e implementar unidades didácticas, transmitan hábitos alimentarios y de higiene y que ayuden a dormir a los más pequeños. De este modo, la diversidad y complejidad de funciones que desempeñan en su labor los distingue del resto de los niveles del sistema educativo. Por otro lado, estos profesionales se insertan en una oferta sumamente heterogénea, compuesta por formatos institucionales diversos con relación a la franja etaria de los niños, la disponibilidad de equipos directivos, el vínculo con la escuela primaria, entre otros aspectos.

Por caso, mientras algunos profesionales trabajan en escuelas infantiles para niños de 45 días a 5 años, ubicadas en establecimientos independientes de la escuela primaria y que poseen un equipo directivo completo, otros se desempeñan en salas para niños de 4 y 5 años anexas a escuelas primarias, sin directivos específicos para el nivel. Esta diversidad de instituciones demanda una mirada específica por parte de la investigación y de la política. El número de investigaciones que toman en consideración las particularidades de los profesionales de la educación inicial es muy limitado. Existen algunos estudios comparativos que analizan la formación y los perfiles de los profesionales para la primera infancia a nivel internacional (Moss, 2000; Oberhuemer et.al, 2010) y regional (Pardo y Adlerstein, 2016).

Sin embargo, no se ha encontrado este tipo de abordajes analíticos en la Argentina. La ausencia de una mirada específica para los profesionales de nivel inicial en el país, además de estar ligada a la falta de investigaciones, se relaciona con la fragmentación e incompletitud de la información estadística disponible. Las fuentes de datos que se requieren para caracterizar a los adultos que trabajan en el nivel son múltiples y de naturaleza diversa. Dadas sus diferencias y su parcialidad, la recopilación y el análisis de dichas fuentes no es tarea una sencilla. Los datos disponibles ofrecen algunas pistas acerca de los profesionales del nivel, pero dejan también vacíos en aspectos claves.

Este informe se aproxima al estudio de los profesionales del nivel inicial de manera exploratoria y descriptiva. El trabajo se propuso recolectar y compilar las distintas fuentes de información disponibles, para, de ese modo, visibilizar tanto aquello que sabemos sobre los profesionales de educación inicial como todo lo que resta por conocer. Su objetivo en este punto es doble: busca rastrear y dar a conocer los datos disponibles, y también, identificar vacíos y desafíos pendientes en las fuentes de datos disponibles. En la perspectiva que atraviesa el informe confluyen una mirada de política educativa, el alcance federal y las particularidades de la educación inicial. Respecto del primer punto, el documento parte de una preocupación por las políticas que orientan el perfil, la formación, las trayectorias y la carrera de los profesionales de la educación inicial.

Este informe busca llamar la atención sobre la necesidad de una mirada más integral que permita pensar estas cuatro dimensiones en conjunto. Poner el énfasis en la política educativa vuelve necesario atender al segundo eje propuesto, el federalismo educativo. En la Argentina existe una doble soberanía (nacional y provincial) que moldea el gobierno y el funcionamiento del sistema educativo y del sistema formador de docentes. Esto complejiza la construcción de políticas comunes y articuladas. Se trata de un escenario atravesado, a su vez, por desigualdades territoriales que se expresan en una dispar cobertura y calidad en materia educativa.

En este contexto, es fundamental realizar análisis que contemplen tanto la relación entre la nación y las provincias como la diversidad y disparidad interprovinciales desde los instrumentos de política educativa.6 7 La tercera mirada de la indagación pone el foco en las particularidades de la educación inicial en el marco de las políticas de primera infancia. Es necesario tener en cuenta que el nivel inicial terminó de organizarse hace poco más de una década, cuando en 2006 la LEN reconoció en su artículo 18 la unidad pedagógica del nivel, que incluye a los niños desde los 45 días hasta los 5 años inclusive. Dada su reciente sistematización, la oferta es sumamente heterogénea y coexiste con otras instituciones orientadas a la primera infancia, no reconocidas oficialmente como parte del sistema educativo. Tal como sostiene Moss (2000), la formación y el perfil de los profesionales no pueden estudiarse de manera aislada, sino en el marco de las características de la oferta.

Más allá de sus particularidades en lo que respecta a la oferta, se trata además de un nivel con una identidad pedagógica propia, que trabaja con una franja etaria especialmente intensiva en necesidad de profesionales. La crianza, la enseñanza y el cuidado de los niños más pequeños requiere de muchos y variados perfiles para garantizar la calidad de la oferta. Estas especificidades —vinculadas tanto con la oferta para la primera infancia como con los perfiles profesionales requeridos— deben ser tenidas en cuenta a la hora de abordar el análisis de los de docentes de educación inicial. Esta triple perspectiva que considera la mirada de política educativa, el alcance federal y las particularidades de la educación inicial es la que nutrió este informe.

Para reconstruir el panorama de los profesionales que se desempeñan en el nivel inicial, se llevó a cabo un importante esfuerzo de compilación. Este se organizó en dos grandes dimensiones, que dieron lugar a los apartados que componen el trabajo. La primera es la caracterización cuantitativa del personal y los equipos de los establecimientos educativos. La segunda dimensión abarca el análisis de la formación inicial y continua de los docentes. De este modo, el primer apartado del trabajo analiza la información estadística y pública nacional disponible y ofrece una primera descripción del personal que se desempeña en las instituciones de nivel inicial y de las Plantas Orgánico Funcionales (POF) de los establecimientos. Para ello, se analiza la información de dos fuentes de datos disponibles: el Censo Nacional de Personal de Establecimientos educativos (CENPE) y el Relevamiento Anual de Matrículas y Cargos (RA).

El apartado se organiza en dos subsecciones. La primera expone las posibilidades y limitaciones de las fuentes de datos disponibles, a partir de sus características metodológicas principales (frecuencia de implementación, universo de análisis y dimensiones de estudio) y su disponibilidad y publicación. La segunda subsección ofrece una caracterización preliminar del personal de las instituciones de nivel inicial. A partir del procesamiento estadístico-descriptivo de los datos disponibles del CENPE y del RA, se describe la distribución del personal (según jurisdicción, nivel de enseñanza, sector de gestión y modalidad) y los tipos de cargos presentes en las instituciones (según jurisdicción, ámbito, sector de gestión y ciclos ofertados).

La segunda dimensión es la formación de los docentes, y analiza tanto a la formación inicial como a la continua. Dada la ausencia de investigaciones previas sobre la temática para este nivel educativo en nuestro país, el segundo apartado del trabajo construye un rompecabezas incompleto a partir de las escasas piezas de información disponibles. El apartado recurre a fuentes de datos de naturaleza diversa que se expresan en cuatro dimensiones de entrada a la temática, cada una de ellas con su propia metodología. Estos ejes entrada o piezas de información están lejos de conformar un cuerpo analítico amalgamado y coherente. Intentan, más bien, arrojar luz sobre la limitada información disponible, sus articulaciones y sus faltantes. De este modo, el segundo apartado se organiza en cuatro subsecciones. La primera analiza el rol del Estado nacional en la formación de los docentes en Argentina. En particular, repasa el rol del Instituto Nacional de Formación Docente (INFD) en las políticas de formación inicial y continua a partir de fuentes secundarias (decretos, resoluciones y otros documentos oficiales). La segunda subsección se concentra en la distribución territorial de las instituciones formadoras y en su contraparte, la demanda de docentes de educación inicial. Para ello se basa en información provista por el INFD: datos estadísticos sobre institutos de formación docente (IFD) y datos del Sistema para el Planeamiento de la Formación Docente (PLAFOD).

La tercera subsección estudia el currículum para la información inicial de las veinticuatro jurisdicciones. Como expresión de los acuerdos en torno a lo que se espera que se enseñe a los futuros docentes, el currículum constituye un dispositivo de política clave para establecer, regular y legislar un campo de actividad educativa. Dado que este corpus documental no ha sido analizado antes, para acceder a él fue necesario un esfuerzo de identificación y relevamiento. Esto incluyó búsquedas en los sitios web oficiales de los ministerios de Educación provinciales, pero también —dado que no todos cuentan con la información disponible en línea— comunicaciones telefónicas con las direcciones de nivel superior y de nivel inicial, así como entrevistas con informantes claves en cada una de las jurisdicciones. Una vez identificados y relevados los documentos curriculares, el esfuerzo estuvo focalizado en su descripción y comparación en torno a sus características generales (especificidad, actualidad y proceso de elaboración) y la definición de las finalidades de formación, las capacidades profesionales y los ámbitos de inserción de los futuros docentes.

La cuarta y última subsección analiza la oferta de formación continua disponible para los docentes de nivel inicial. La ausencia de fuentes de datos a nivel nacional y la atomización de los oferentes y tipos de ofertas disponibles no permiten delinear una caracterización completa. Por ello, el apartado se apoya sobre los dos actores nacionales sobre los que fue posible obtener información: el INFD y las universidades nacionales. Así, primero se describe la oferta en el marco del Programa Nacional de Formación Permanente (PNFP) y luego se pasa revista de la oferta de formación continua disponible en las universidades nacionales. Para ello, fue necesario realizar una búsqueda específica en las páginas web del INFD y de cada una de las universidades nacionales, a los fines de identificar la oferta de formación continua (formación situada, postítulos y cursos) que se ofrece para los docentes de nivel inicial.

Relacionados


Recibí novedades